Sobre la bocina

D.V.
-
Sobre la bocina - Foto: HERNANI CRE

El VRAC Quesos Entrepinares sofoca en Landare Toki ante Hernani (20-22) un nuevo incendio en un mal día, salvando la papeleta con un castigo pasado entre palos por Gareth Griffiths

Tras cinco jornadas, el VRAC Quesos Entrepinares sigue sufriendo. El equipo está lejos de su mejor nivel, los nervios están a flor de piel y los rivales ya no tienen miedo al campeón. El Quesos debe aprender ahora a convivir con este nuevo escenario que hacía tiempo que no se le presentaba. En ese capítulo también juegan su papel las individualidades, que la pasada semana le negaron la Supercopa al VRAC y que en Landare Toki le dieron el triunfo con un lejana patada entre palos de Gareth Griffiths que evitó la que hubiese sido la tercera derrota liguera de la temporada para los de Merino. Supuso, en cambio, el tercer triunfo.

Desde los primeros compases se percibió que el VRAC no iba. Al 15 inicial azulón le costó mucho entrar en el encuentro y Hernani lo aprovechó con un ensayo de Igor Etxeberria que transformó Arnatz Elosegi. Pasaron entonces los minutos entre imprecisiones y poca solvencia en fases estáticas, especialmente en una touch en la que los vallisoletanos están negados y renegados. Además, el Entrepinares ha perdido también el factor resolutivo, ese que servía para, con cuatro ráfagas, encarrilar un partido y hacerse con la victoria. No fue hasta el minuto 38 cuando un ensayo de Gabriel Vélez, pasado por Griffiths, equilibró la balanza. Sería la primera y única marca quesera del partido, dato que refleja las dificultades que el equipo tiene para cerrar las jugadas de ataque con éxito. Al descanso, no obstante, se llegaría con ventaja local gracias a la patada de Elosegi para el 10-7.

Merino no se anduvo con contemplaciones reanudada la segunda mitad. Tras unos minutos de margen, el técnico buscó cortar de raíz la discreta imagen de los suyos con un cuádruple cambio que supuso la entrada al campo de los hermanos Blanco, Gavidi y Steve Barnes. Poco a poco, el equipo fue mejorando en ciertas facetas, pero no lo suficiente para sacar adelante la empresa. De ahí que antes del minuto 60 todos los efectivos del banquillo estuviesen ya en juego: Wessel – Bell, Daniel Stöhr y Eaton, más Gimeno que había sustituido en el primer tiempo a Ferrández.

Hernani ampliaría su ventaja (17-7) con un ensayo de Imaz completado por Elosegi. Frustrado ofensivamente, el Quesos se rindió en su búsqueda de ensayos e intentó levantar el partido a base de patadas de Griffiths. En el minuto 50, en el 59, en el 61, y en el 72, Gas acertó, sumó 12 puntos y volteó el marcador para el 17-19. A ocho minutos del final, Hernani respondió con una patada de Elosegi que le acercaba la victoria, pero sobre la bocina apareció de nuevo Gareth Griffiths para decidir con su zurda, como en los viejos tiempos, un partido que le da al VRAC cuatro puntos.