Los vallisoletanos tienen 14.448 millones en depósitos

ICAL
-
Los vallisoletanos tienen 14.448 millones en depósitos

Los fondos captados en Valladolid destinados a financiar otras economías ascienden a 2.094,7 millones de euros

El conservadurismo se adueña de la economía de Castilla y León, que sigue apostando por el ahorro frente a la inversión pese a la supuesta salida de la crisis. Los datos que maneja la Dirección General de Estadística de la Junta, revelan que Comunidad potenció en 2018 su situación excedentaria de un ahorro financiero que se traslada a otros territorios más dinámicos de España. En concreto, los depósitos bancarios al cierre del año pasado superaban en 24.339,4 millones de euros a la inversión crediticia, el máximo histórico, según los datos elaborados por Ical.

Las créditos bancarios se situaron al cierre del cuarto trimestre del año, en 43.100,7 millones de euros en la Comunidad, según la Junta, lo que supone una merma del cinco por ciento respecto a 2017. Habría que remontarse al año 2004, para encontrar una cifra más baja, cuando se contabilizaron 41.871 millones. La inversión crediticia en la Comunidad alcanzó su cénit en el ejercicio 2008, cuando sumó 77.278 millones de euros.

Por el contrario, los depósitos bancarios de los castellanos y leoneses, su ahorro, alcanzó al final del año pasado los 67.440,1 millones de euros, con un aumento respecto al mismo periodo del ejercicio anterior del 1,3 por ciento, otro máximo de la serie histórica.

Cabe recordar que Castilla y León fue una autonomía tradicionalmente ahorradora hasta 2005, cuando los créditos superaron por primera vez a los depósitos en 6.451,2 millones. Sin embargo, tornó de nuevo a su condición de ahorradora en 2013, tras años de dura recesión económica, cuando los depósitos superaron al crédito en 9.848,2 millones. Esta cifra se ha ido incrementando año tras año los últimos ejercicios, pese a experimentar la economía de Castilla y León crecimientos en todos ellos, con 12.787,1 millones en 2014; 16.038,7 en 2015; los 17.980,4 en 2016; 21.181,7 en 2017; y 24.339,4 en 2018.

En el caso de Valladolid, los fondos para financiar otras economías captados sumaron 2.094,7 millones de euros. 

La inversión crediticia se redujo en 2018, en Burgos (7.257,3 millones de euros), un 8,6 por ciento; en Palencia (2.401,8 millones), un 6,8 por ciento; y en Valladolid (12.354), un 6,1 por ciento. Además, descendió en León (6.774,6 millones de euros), un 4,2 por ciento; en Soria (1.645,3 millones), un 3,8 por ciento; en Ávila (2.216,8), un 2,6 por ciento; en Salamanca (5.566,4), un 2,2 por ciento; en Segovia (2.608,8), un 1,5 por ciento; y en Zamora (2.275,2), un uno por ciento.

En cuanto a lo depósitos, sólo bajaron en León (11.848,5 millones de euros), un uno por ciento; mientras que crecieron más en Valladolid (14.448,7 millones), un 3,6 por ciento; Palencia (4.700,7), un 2,5 por ciento; y Zamora (4.978,2), un 2,3 por ciento. Asimismo, se elevaron en Burgos (10.720,7 millones de euros) y Salamanca (9.022,9 millones), un 1,2 por ciento, en ambos casos; en Soria (3.356,1 millones), un 0,6 por ciento; en Segovia (4.182,5), un 0,4 por ciento; y en Ávila (4.179,3), un 0,2 por ciento.