Hong Kong mantiene la prohibición de manifestarse el 1-O

EFE
-

El Gobierno quiere evitar la convocatoria de protestas prodemocráticas para impedir otra escalada de tensión entre la Policía y los ciudadanos en el aniversario del Día Nacional de China

Hong Kong mantiene la prohibición de manifestarse el 1-O - Foto: JENNIFER GAUTHIER

Un tribunal de apelación de Hong Kong mantuvo hoy la prohibición, decidida por la Policía la semana pasada, a una manifestación para el 1 de octubre, Día Nacional de China, informó la radiotelevisión hongkonesa RTHK.
De este modo, el Frente Civil de Derechos Humanos (CHRF, por sus siglas en inglés) perdió la apelación para llevar a cabo estas manifestaciones prodemocráticas en el mismo día en el que China conmemorará con pompa el septuagésimo aniversario de la fundación de la República Popular.
Uno de los líderes del CHRF, Jimmy Sham, dijo que el tribunal estuvo de acuerdo con el criterio de la Policía de que, "a la vista de los últimos enfrentamientos, hay una alta probabilidad de que las protestas terminen de manera caótica, y que el CHRF no pueda garantizar la seguridad de los asistentes".
Por eso, Sham indicó que el CHRF había cancelado la convocatoria -una marcha desde Causaway Bay hasta el distrito Central- y lamentó que las libertades de los hongkoneses se sigan erosionando.
Por su parte, Bonnie Leung, otra de los líderes del grupo que ha convocado las manifestaciones más multitudinarias en los últimos meses en Hong Kong, opinó que mucha gente se echará a la calle a protestar el martes, a pesar de la prohibición. "Mandaremos nuestras bendiciones a toda la gente que salga a las calles mañana, y también os pedimos por favor que tengáis cuidado y no hagáis sacrificios", apuntó Leung.
La confirmación del veto a la manifestación del CHRF llega después de un fin de semana de enfrentamientos entre la Policía y algunos manifestantes violentos en los que hubo intercambio de gas lacrimógeno, cañones de agua con tinte, espray pimienta y detenciones por un lado, y barricadas en llamas, cócteles molotov y lanzamiento de ladrillos a los agentes por el otro.
En cada ocasión que la Policía ha denegado una autorización a las manifestaciones, la gente ha seguido saliendo a la calle de manera espontánea y muchas de estas protestas improvisadas han terminado con enfrentamientos entre agentes y radicales.
Las protestas, que se convirtieron en masivas en junio a raíz de una polémica propuesta de ley de extradición, se han sucedido durante más de 100 días en la región administrativa especial china de Hong Kong y han mutado hasta convertirse en un movimiento que busca una mejora de los mecanismos democráticos que la rigen y una oposición al autoritarismo de Pekín.