11 días de espera para el médico de cabecera

D. V.
-

Los problemas respiratorios, el aumento de la presión asistencial y las vacaciones de los facultativos son las principales causas que originan retraso en las citas de los centros de salud

11 días de espera para el médico de cabecera

La llegada de las fiestas navideñas está ocasionando que en muchos centros de salud, tanto de  la capital como de la provincia, se estén retrasando de manera considerable las citas con los médicos de Atención Primaria, hasta tal punto que puede suponer un problema para los centros de salud con atención continuada y para las urgencias hospitalarias.  
El aumento de los problemas respiratorios y cuadros catarrales, la mayor demanda asistencial y las vacaciones de los facultativos de los centros de salud están ocasionando durante estos días que los pacientes tengan que soportar esperas mínimas de cinco días e incluso llegar a los once para poder ser atendidos por su médico de cabecera. Según ha podido comprobar El Día de Valladolid, este jueves ya no existía disponibilidad de citas para antes del 7 de enero (aunque hay que tener en consideración que 4, 5 y 6 no hay servicio de Atención Primaria). Esto significa que en algunas zonas de la ciudad se debe esperar un mínimo de cinco días para ser atendido por su médico de cabecera. Este plazo se puede prolongar hasta los días 8 y 9 en otros casos y ya en los de mayor demora alcanzar hasta diez y once días de espera, hasta el 13 de enero. Esta situación no solo es de esta semana de enero ya que también este periódico pudo comprobar demoras de una semana antes de Navidad.   
La Consejería de Sanidad afirma que no se trata de todos estos días de espera, ya que se deben tener en cuenta las jornadas festivas. «Los primeros días de enero son una época compleja para la atención y es normal que haya más demora en las citas porque hay muchos profesionales de Atención Primaria de vacaciones y no hay sustitutos, lo que hace que se acumulen las tarjetas sanitarias», indicaron. 
Por otra parte, también señalaron que todavía «no hay una onda epidémica de gripe», y que los virus que circulan son sincitiales, es decir, con procesos de carácter leve. En este sentido, desde la Consejería de Sanidad recomendaron que los pacientes deben llevar a cabo un «autocuidado en caso de procesos banales», por ejemplo catarros, que se deben tratar con mucha hidratación, antitérmicos en caso de fiebre y analgésicos (nunca antibióticos si no lo indica un médico). Y además indicaron que sólo hay que acudir al hospital cuando se trate de una urgencia vital o del agravamiento de una patología crónica.  
Por otra parte, desde la Consejería apuntan que el retraso se debe también al «alto porcentaje» de citas que se solicitan por parte de pacientes que luego no acuden al médico.
parquesol, 11 días. Los vecinos de la ciudad que tienen que prolongar más la espera son los de Parquesol. Quienes pidan cita estos días tendrán que irse más allá del día 13 para conseguir ver a su médico de cabecera. Aquellas personas que viven en la Huerta del Rey no lo tienen mucho más fácil, ya que la cita se prolongará más allá del 10 y seguramente ya no podrán acudir a su doctor, como en Parquesol, hasta la semana del 13 al 18. 
En la zona centro de la ciudad la situación es pareja teniendo en cuenta que los vecinos que acuden al centro de Salud San Pablo ya hubieran pedido cita el día 2 tendrán que esperar como mínimo hasta el 9. Una semana. En Rondilla, Delicias II y La Victoria será el día 7 cuando se atienda a aquellos pacientes que pidieran cita este jueves 2, cinco días.  Es decir, que el tiempo mínimo de espera en estos centros de salud es de cinco días. 
Esta circunstancia ha puesto en alarma a los médicos, que ven con cierta preocupación la elevada demanda por parte de los pacientes ocasionada por la presencia de «problemas respiratorios». Al menos así lo pone de manifiesto el presidente del Colegio de Médicos de Valladolid, José Luis Almudí, quien indicó que este tipo de retrasos tan elevados se debe a tres circunstancias. El aumento de la presión existencial por parte de «una población muy medicalizada», a la presencia de numerosos procesos de problemas respiratorios y a la falta de relevo para los facultativos que se van durante estos días de vacaciones. 
El doctor aclaró que esta circunstancia no es común durante el resto del año, cuando «en dos o tres días» se puede concertar una cita con el médico. «Las citas de los médicos que se van de vacaciones se asumen por los que sí están trabajando, pero no hay tiempo para atender todas y se prolongan las citas en el tiempo». «Evidentemente, hay un tiempo físico y lo que no se puede hacer es bajar la calidad de la asistencia».  
El presidente solicitó paciencia a los pacientes y recomendó no acudir a Urgencias a no ser que se trate de un problema de salud acuciante o cuando exista una situación de riesgo. «Hay casos de personas que se quejan en las urgencias a la hora de hacer el triaje por parte de los facultativos y eso se debe en ocasiones a la falta de importancia de la enfermedad a la hora de ir a urgencias».