Acor hará auditoría «negocio por negocio»

Ical
-
Acor hará auditoría «negocio por negocio»

El nuevo presidente de la cooperativa, Justino Medrano, afirma que el dinero se está «yendo por todos los lados»

El nuevo presidente de Acor, Justino Medrano, aseguró hoy que “no hay claridad de nada” con todos los negocios que tiene alrededor la cooperativa, y por ello la nueva ejecutiva que él preside realizará “una auditoría negocio por negocio” para valorar la situación real de la agrupación. “Se nos está yendo el dinero por todos lados. Se podría haber perdido menos si no se hubiera ido el dinero en cosas donde se está yendo. Hay que hacer una auditoría para analizar lo que no está generando dinero, controlarlo y sanear, adoptando medidas que no son traumáticas”, explicó en una entrevista en RNE-CyL recogida por Ical.

En esa auditoría “negocio por negocio”, explicó que tendrán que analizar “la situación de Rumania, cómo está el tema del biodiesel, cómo están los acuerdos con Tereos Iberia...”. También se refirió a la creación en la planta de Olmedo de una fábrica para crear plásticos biodegradables y pidió “ser realista”, ya que “si hay un apoyo muy grande del Estado a los bioplásticos podrán tener éxito, si no será como pasó con el biodiésel en su día, un fracaso”.

Según detalló, la línea de trabajo que ahora emprenderá se apoyará en tres líneas principales. La primera de ellas será “la defensa a ultranza del cultivo de la remolacha en Castilla y León, de las 25.000 hectáreas que hay a día de hoy”. “Hubo en su día 30.000 y son recuperables, se podrían sembrar, porque es importante. Es un producto que es de nuestra tierra, genera riqueza, y los agricultores tienen la base de su economía en la remolacha”, destacó antes de asegurar que “para mantener eso es necesario recuperar el diálogo con Azucarera”.

“A día de hoy, con la liberación de cuotas y demás, vamos a poder molturar en torno a 14.000 hectáreas para hacerla más eficiente. Pero hay unas hectáreas a mayores que hay que defender, no podemos permitir que se pierda ni una sola hectárea, porque generarían una caída en cadena. Pero de momento la fábrica no da más de sí, o la aumentamos o estamos limitados”, explicó.

La segunda línea maestra de su mandato es que “el socio es el protagonista de esta historia”. “Acor es una gran cooperativa pero nos hemos ido últimamente por historias de otros negocios paralelos que al socio no le generan”, lamentó.

Y por último se refirió a “la transparencia”, para sentenciar: “El socio pregunta qué tenemos en Rumania, si yo tengo aquí mis tierras. Dejemos otros cultivos y otras zonas que no nos interesan. Castilla y León es agrícola”.

En cuanto a la necesidad de recuperar el diálogo con Azucarera, aseguró que “lo inmediato ahora mismo es que hay que cerrar dentro de poco el plazo de contratación de remolacha”. “Ha habido un salto importante, aumentando la contratación pero vamos a ver cómo está porque eso es urgente”, matizó.

Además, repitió que la propuesta de su candidatura pasa por cambiar el modelo de gestión y contratar un consejero delegado, en quien delegar el control diario y técnico de la compañía, un modelo que “manejan ahora todas las grandes cooperativas, porque no encaja que un presidente sea ejecutivo y sea el dueño y señor de todo”. “Yo no voy a ser un dirigente, se creará un consejero delegado y pasaré a ser un cargo representativo como presidente, y haré un control. Es un modelo de transparencia y de hacer las cosas bien”, aclaró.

Por último, calificó como “nefasta” la decisión de bajar el precio de la tonelada de azúcar seis euros en el que calificó como “el peor año agrícola, por la climatología con una producción muy baja”. “Una empresa como Azucarera cuando podría haber aguantado, porque no le hubiera supuesto grandes pérdidas y hubiera mantenido la ilusión del agricultor. Si hacés eso os cargáis al agricultor. La relación era más o menos buena y tomar esa decisión es generar una tensión y un descontento en el agricultor y eso es muy delicado”, remató.