Valladolid estrenará jardines colgantes en el centro

D.V
-
Valladolid estrenará jardines colgantes en el centro

Claudio Moyano y Menéndez Pelayo serán algunas de las calles que cuenten con 'jardines colgantes' a través del proyecto 'Urban green up' que se pondrán en marcha en los próximos meses para "hacer menos duro el paisaje fundamentalmente granítico"

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha asegurado este miércoles que las calles Claudio Moyano y Menéndez Pelayo serán algunas de las que cuenten con 'jardines colgantes' a través del proyecto 'Urban green up' que se pondrán en marcha en los próximos meses para "hacer menos duro el paisaje fundamentalmente granítico".

Así lo ha explicado el regidor socialista este miércoles durante una visita al colegio concertado Amor de Dios, cuyos alumnos le han mostrado una maqueta a gran escala de Valladolid concebida como una "ciudad inteligente" que incorpora muchos de los sistemas que favorecen la sostenibilidad ambiental.

Puente ha explicado a los escolares, de entre 2º y 6º de Primaria, que muchas de esas actuaciones ya las tiene en marcha el Ayuntamiento de Valladolid y que algunas otras, como los jardines verticales y los toldos vegetales se van a llevar a cabo en los próximos meses dentro del proyecto europeo 'Urban Green Up'.

El alcalde ha apuntado que algunas de esas actuaciones serán los denominados 'jardines colgantes', unos toldos en altura compuestos por elementos vegetales anclados a cada una de las fachadas de una calle para proporcionar sombra y aportar más liberación de oxígeno.

Claudio Moyano y Menéndez Pelayo son algunas de las calles donde se baraja instalar estos elementos, que, como ha recalcado Puente, lograrán una "mejora estética importante en determinadas zonas de la ciudad" en las que se puede reducir también la temperatura notablemente en las horas centrales del día en los meses de verano. También se ha recogido en prensa que las calles Santa María y Zúñiga tendrían estos 'jardines colgantes'.

El primer edil ha añadido que "en breve", posiblemente la próxima semana, se presentará este proyecto y se anunciará otra actuación "que va a ser emblemática" ya que se instalará un jardín vertical en la fachada de un edificio del casco histórico.

Puente ha explicado que el proyecto 'Urban Green Up' se debe culminar entre este año y el próximo y, de hecho, ha asegurado que ya hay proyectos adjudicados o pendientes de adjudicar. Esta iniciativa busca "hacer menos duro el paisaje fundamentalmente granítico del centro, con mucho hormigón y mucha piedra" mediante la incorporación de zonas verdes con "fórmulas poco habituales".

Estos conceptos han sido algunos de los que han incorporado los alumnos del Amor de Dios a la maqueta de la ciudad en la que han trabajado a lo largo de este curso dentro del proyecto de aprendizaje inteligente denominado 'Ciudadanos A+++'.

La dinámica consiste en que los alumnos investiguen sobre la realidad medioambiental de Valladolid, a través de variadas actividades en las que aprenden contenidos "de una forma diferente" y con ellas se logra también fomentar el compromiso de los pequeños con la sostenibilidad y el medioambiente.

El alcalde, que ha conocido de la mano de algunos de los escolares participantes la maqueta de gran escala realiza en los últimos meses, ha destacado que con proyectos como este se avisa de que "las nuevas generaciones de este país tienen una conciencia muy clara de cómo está el planeta y cómo hay que actuar para devolver el planeta al estado en el que no debería haber salido".

Por ello, ha considerado importante que se conciencien de la utilidad de las energías renovables, de la aplicación de las nuevas tecnologías, del reciclaje y de la utilización de materiales reciclados.

Asimismo, ha explicado que esta visita "estimula" al equipo de Gobierno, ya que ha defendido que en estos cuatro años han mantenido un perfil "ecologista" y con iniciativas de concienciación considera que las medidas que en ocasiones tienen que implementar "para preservar el planeta y la salud de los ciudadanos" van a ser "bien entendidas".

"La conciencia cala, el futuro es verde, ecológico, y nos da esperanza de que este planeta pueda sobrevivir a los desmanes que hemos cometido durante muchos años", ha reflexionado el alcalde.

Los escolares, de entre siete y doce años, han trabajado conceptos como el reciclaje, los edificios inteligentes, el fomento de la bicicleta, los vehículos eléctricos, los jardines verticales, o energías renovables como la solar o la eólica.

El proyecto comenzó en el mes de enero de este año, cuando los profesores durante el recreo colocaron unos grandes paneles indicadores del nivel de contaminación y mostraron tarjetas de colores con instrucciones como 'prohibido jugar a más de 30 kilómetros por hora', 'zonas del patio con acceso restringido', con lo que se trataba de adaptar a su ambiente algunas de las medidas que toma el Ayuntamiento cuando hay elevada contaminación en la ciudad.

Se elaboró un equipo y un plan de acción que diseño actividades e investigaciones guiadas con las que los alumnos aprenden sobre la contaminación del aire, medidas y actitudes para evitarla. Además, han realizado formularios de Google para hacer encuestas y han salido del colegio para entrevistar a ciudadanos sobre sus hábitos.

También se ha construido un metro cúbico para llenarlo con envases y concienciar del volumen que alcanzan los residuos o también normalizar gestos como aplastar los 'brick' para reducir el espacio que ocupan en las bolsas de basura.