El derribo y la construcción de las primeras 174 viviendas del ARU 29 de octubre costará 20 millones

M. Rodríguez
-

La rehabilitación del polígono de viviendas se ha divido en tres fases · Según un informe municipal 77 familias cambiarán su casa vieja por una nueva y 57 optarán por la expropiación

La primera fase del ARU 29 de octubre contempla la demolición de varios bloques en la calle Villabáñez. - Foto: J. Tajes

El polígono de viviendas del 29 de Octubre, en el barrio de Pajarillos, será derribado íntegramente. El proyecto de regeneración urbana elaborado por el Ayuntamiento de Valladolid ha dividido estos trabajos en tres fases. La primera ya cuenta con su plan de actuación que afecta a 174 viviendas y que necesitará de una inversión cercana a los 20 millones de euros. El plazo de ejecución se ha fijado en tres años.


Este plan de actuación busca construir «cuanto antes» las primeras viviendas de sustitución para las familias que cambiarán metros cuadrados de la antigua por metros cuadrados de las de nueva construcción, con la única condición de adquirir una plaza de garaje y un trastero, a precio de vivienda protegida. Aunque no todos los vecinos optarán por esta permuta, según las informaciones del Ayuntamiento, de las 117 que se quedarán en el barrio, sólo 77 parecen dispuestas a aceptar este cambio, mientras que 40 optarán por la opción de un apartamento protegido en alquiler, que se construirá en la misma zona con esta operación urbanística. El proyecto también fija que el realojo temporal de estas 117 familias que se quedarán en el barrio de Pajarillos costará 1,9 millones de euros, mientras que el precio de construcción de sus correspondientes viviendas será de 10,1 millones de euros.


En la memoria económica también se estima el coste del pago del justiprecio a las 57 familias que abandonarán sus casas y dejarán el barrio, que se fija en una media de 24.467 euros, por lo que la partida de expropiaciones será de 1,3 millones. El coste medio de la indemnización de los locales que hay en el polígono residencial será de 32.280 euros.


Esta primera fase de actuación está ubicada entre la calle Cigüela (en la parte más cercana al centro cívico integrado de la zona este) y la calle Villabáñez, que según la memoria del proyecto se dinamizará con la nueva ordenación que se dé a los locales comerciales existentes, «que tendrán un diseño más racional, lo que facilitará la entrada de otros negocios en la zona como los que existen en otras partes del barrio», según aparece literalmente en el documento.


Los primeros trabajos de demolición afectarán a las viviendas ubicadas entre los números 28 y 45 de la calle Cigüeña y entre el 14 y el 22 de la calle Villabáñez, además de derribar cuatro bloques en la calle Faisán. En la calle Gaviota se demolerán dos bloques, ocho en la calle Águila y dos más en la calle Cuclillo. Además, desaparecerán los viales de las calles Canario y Águila, aunque se mantienen y se amplían los de las calle Cigüeña y Villabáñez.


La declaración de Área de Renovación Urbana busca resolver los problemas de los vecinos que residen en el polígono residencial de los años 60. «Las viviendas dolecen de gravísimos problemas de habitabilidad, salubridad y accesibilidad, así como resolver los problemas de marginalidad que azotan a toda la zona», confirma la memoria municipal.


Esta plan de actuación, que ya ha sido aprobado inicialmente por el Ayuntamiento, no fija todavía la aportación del Gobierno central y regional a través del Plan de Vivienda. «La financiación prevista en el conveni del ARU por parte de Junta y Gobierno difícilmente cubrirá el tercio de los gastos previstos como se prevía inicialmente», advierte Javier Izquierdo, portavoz del Grupo Municipal Socialista. «Hay serias dudas del compromiso de financiación y el equipo de Gobioerno no las quiere aclarar», advierte.
Unas dudas que niega la concejal de Urbanismo, Cristina Vidal, que asegura que se están cumpliendo con los plazos y requisitos fijados para obtener esa financiación. «Con la aprobación inicial del proyecto de actuación se cumplen todos los requisitos que exige el Plan Estatal de Vivienda para optar a la financiación», asegura.