Las peticiones de asilo de venezolanos se disparan

A. G. Mozo
-

La crisis social de Venezuela ha multiplicado por cinco las solicitudes de refugio en la provincia durante los últimos tres años. La colonia venezolana está compuesta ya por 569 personas en Valladolid

Las peticiones de asilo de venezolanos se disparan

Primero fue la crisis económica, y luego la política y social lo que ha ido llevando a miles de personas a abandonar el país caribeño, en lo que se ha denominado como la ‘diáspora venezolana’. Aunque un amplio sector de las clases altas ya lo hicieron con Hugo Chávez, desde 2013, con la llegada al poder de Nicolás Maduro al poder, esta situación se ha extendido a otros muchos sectores de una sociedad que vive estos días sus peores momentos.
Todo se acentuó a partir de 2016, un año en el que se estima que unos 150.000 venezolanos dejaron su país. Uno de cada diez (cerca de 15.000, según los cálculos de Interior) decidió poner rumbo a esa España a la que les une los vínculos de una inmigración de ida y vuelta. En 2017 llegaron otros 20.000 y se convirtió en la nacionalidad más numerosa entre los nuevos inmigrantes. Y en 2018 la cosa se fue ya por encima de los 32.000. En total, se estima que más de 150.000 se han exiliado a España desde que empezó la era Maduro.
refugiados. Algunos de ellos, ante la dificultad para conseguir la residencia en España por otra vía, optaron por solicitar la protección internacional para convertirse en refugiado, una opción creciente a partir de 2015, cuando llegaron 596 peticiones de asilo (por las 124 de 2014). La situación se disparó en 2016, cuando se formalizaron 4.196 solicitudes, pasando a las 10.600 en 2017 y cerrando 2018 con cerca de 20.000.
La provincia de Valladolid no es ajena a esta realidad. Las peticiones de asilo que se presentan tanto en la Oficina de Extranjería como en la Comisaría Provincial de Policía Nacional (hay que probar que se está en riesgo por motivos de raza, religión, nacionalidad, opiniones políticas, orientación sexual... y que, a causa de esos temores, no quiere acogerse a la protección de su país) se han disparado, sobre todo, a partir de 2016. Así, hasta 2015 solo se había registrado una procedente de Venezuela, y fue en 2013. Por entonces, en Valladolid apenas se tramitaba media docena de peticiones de refugio o incluso ninguna, como ocurrió en 2012.
Seis fueron en 2013 y 2014, doce en 2015 y ya en 2016, impulsadas sobre todo por los venezolanos, se recibieron 57; 29 procedentes del país caribeño, siete de Ucrania, seis de Irak, cinco de Siria, cuatro de Rusia, tres de Marruecos y una de El Salvador, Mali y Palestina.
En 2017, el peso de Venezuela en las peticiones de asilo que llegaron a Valladolid supuso el 57%, ya que 101 de las 176 registradas tenían a la ‘diáspora venezolana’ detrás. Los 16 de El Salvador y Colombia, o los once de Armenia quedaban muy lejos de las cifras que arrojaba la crisis social del país caribeño.
2018 ha seguido la tendencia y, según los datos facilitados por el Ministerio del Interior a El Día de Valladolid, se ha cerrado con otro incremento de esta estadística. 151 de las 328 solicitudes de protección internacional fueron venezolanas; hay otras 67 que son colombianas, 33 ucranianas, 16 salvadoreñas...
la COLONIA venezolana. Y mientras las peticiones de asilo se multiplicaban por cinco, la colonia venezolana prácticamente se ha duplicado en Valladolid. Así, de un análisis de los datos de población venezolana se vislumbra que hubo un primer éxodo en 2003 y 2004, cuando se paso en la ciudad del medio centenar de inmigrantes del país caribeños a 150 y 211. La cosa no cambió demasiado hasta que, a partir de 2016 y, sobre todo, de 2017, empezó a crecer esa colonia que se fue a 336, hasta 442 en 2018 y actualmente ya hay 569.