Los sindicatos reclaman a la Junta que cumpla ya los ERTE

SPC
-

UGT y CCOO aseguran que no se va a renegociar «nada» aunque reconocen que las conversaciones «no han acabado» y piden una reunión con Mañueco

Vicente Andrés (CCOO) y Faustino Temprano (UGT), a la derecha, durante la rueda de prensa celebrada ayer. - Foto: Ical

UGT y CCOO exigen a la Junta de Castilla y León «sensatez» y que cumpla de manera «inmediata» el acuerdo alcanzado el pasado mes de abril para la petición de las ayudas a los trabajadores en situación de ERTE de la Comunidad. Un mensaje que llega horas después de que este martes el presidente del Ejecutivo autonómico, Alfonso Fernández Mañueco, garantizara en el pleno de las Cortes el cumplimiento del acuerdo del Diálogo Social para cumplimentar los ERTE y mejorar la cuantía al considerar que la realidad del mes de marzo está superada, informa Ical. Precisamente, ambos sindicatos han pedido una reunión con Alfonso Fernández Mañueco para cerrar y sacar de forma «inmediata» esta convocatoria de ayudas complementarias.
El secretario regional de CCOO, Vicente Andrés, consideró que se trata de un tema «caliente» porque es «controvertido» y recordó que esta medida de complementos a los ERTE ya se hizo en Castilla y León en 2012 para «hibernar» a las empresas, un modelo que se adoptó a nivel nacional. «Es una buena fórmula para proteger a las personas y a las empresas», declaró Andrés, quien repasó los tiempos del acuerdo en Castilla y León. 
El líder sindical consideró que a finales de marzo, cuando se modificó el acuerdo alcanzado en marzo en Castilla y León, había 190.000 personas en situación de ERTE, que actualmente son 198.000. «La Junta sabía el volumen que habría se comprometió a llegar a todos», insistió Andrés, quien apeló a que la nueva consejera de Empleo e Industria, Carlota Amigo, es quien tiene que resolver la situación a partir de ahora. 
Después de que el presidente de la Junta abriera el camino a una posible ampliación de las cuantías, el secretario regional de CCOO aclaró que «no se trata de eso» sino de cumplir el compromiso de «llegar a toda la gente» porque son familias que cuentan con ese dinero y no disponer de él supone «una frustración», por lo que llamó a cerrar la convocatoria para que pueda hacerse efectiva. 
Por ahora hay reuniones pendientes y el tiempo «se agota» e insistió a la hora de pedir al Gobierno la dotación de fondos extraordinarios «para una situación extraordinaria”, así como “acelerar» el proceso y sacar una convocatoria «para que se puedan solicitar las ayudas» y percibir el dinero porque la situación «se está prolongando demasiado en el tiempo» a pesar de que «no hay alternativas» porque es «un compromiso» con los trabajadores. «Si no, mal comienza la nueva consejera si se desdice de un acuerdo firmado el 30 de abril», lamentó Andrés. 
Agravio comparativo

En la misma línea se expresó el secretario de UGT en la Comunidad, Faustino Temprano, quien reclamó el cumplimiento de los acuerdos contemplados en el Diálogo Social y que también salieron adelante por unanimidad en las Cortes, al tiempo que lamentó que Castilla y León sea «la última Comunidad» en la que los trabajadores en situación de ERTE no pueden solicitar las ayudas, además de que existe «un agravio comparativo» con las empresas y autónomos. 
En esta línea, Temprano estimó que Fernández Mañueco está cayendo en «una contradicción» si no se da cumplimiento a la convocatoria cuando a nivel nacional se está reclamando la extensión de los ERTE hasta finales de año. De cualquier forma, advirtió de que no se va a renegociar «absolutamente nada» ni a romper el Diálogo Social, pero después de que se haya puesto como ejemplo a Castilla y León en esta materia «el problema es el cumplimiento del Diálogo Social y se quedaría tocado por quién no lo quiere cumplir», lamentó. 
Al respecto, su homólogo de CCOO apostilló que las negociaciones «no han acabado» pero puntualizó que las cuantías «son intocables» porque el compromiso adquirido era llegar a todos los trabajadores. Aunque la convocatoria establece criterios generales, aclaró que hay aspectos que se quieren «modificar» de las bases, como la posibilidad de que no solo las empresas, sino también los propios trabajadores puedan pedir esas ayudas, por ello insistió en la necesidad de «seguir negociando».