Los peores presagios se cumplen y este año no habrá fiestas

SPC
-

Junta y FRMP recomiendan suspender todas las celebraciones estivales en los municipios, «una de las medidas más desagradables» según Francisco Igea

Imagen de una fiesta de un municipio soriano realizada el pasado año. - Foto: Javier Ródenas Pipó

Castilla y León no tendrá en lo que resta de año ningún tipo de fiesta patronal o municipal. Así lo acordaron el Ejecutivo autonómicos y la Federación Regional de Municipios y Provincias, que recomiendan que se suspendan las fiestas locales y municipales este año 2020 en la Comunidad al considerar que no existen «motivos» de celebración. En su comparecencia posterior al Consejo de Gobierno extraordinario, el vicepresidente y portavoz, Francisco Igea, reconoció que es una de las «medidas más desagradables y difíciles» de las que se adoptan para avanzar en la nueva normalidad tras el fin este domingo del estado de alarma. 
Igea afirmó que la Junta tiene competencias para la suspensión de estos eventos sociales cuando suponen un riesgo para la salud pero aseguró que han optado por la «estrategia del consenso y la concienciación», a la vez que recalcó que el acuerdo con el órgano de representación de ayuntamientos y diputaciones (FRMP) es unánime. Para que esta recomendación sea atendida por los municipios y ciudades, explicó que se cuenta con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, las policías municipales y los inspectores de la Junta, cuya plantilla se puede ampliar conforme a los cambios que se introducen en la Ley de Función Pública, informa Ical.
Igualmente, recordó que existe un régimen sancionador, cuyas multas en función de la gravedad pueden llegar a los 12.000 euros, si bien se mostró convencido de que no se llegará a esa situación porque todos son conscientes de dificultad de celebrar eventos donde no se puede controlar el aforo.
«La Junta de Castilla y León basa su estrategia en la concienciación, no en la parte coercitiva», argumentó el vicepresidente, que apeló a la responsabilidad de que era necesario este acuerdo al considerar que es un año para el descanso y estar con las familias, además de que «no hay motivos especiales de celebración».
En relación a alcaldes que han expresado su posición de celebrar las fiestas patronales, como el caso de Valladolid, Igea afirmó que no ha hablado con Óscar Puente, insistió en que es un acuerdo unánime con la FRMP, tras la reunión celebrada ayer, y se mostró convencido de que va a atender una «recomendación razonable».
Así, recordó que se han suspendido fiestas de «enorme impacto y tradición», entre las que citó los Sanfermines, y expresó su convencimiento de que el alcalde de Valladolid, como otros de la Comunidad, lo entienden. «La distancia social es el secreto para mantener controlado el virus», zanjó. Respecto de las hogueras en la noche de San Juan, también manifestó que están prohibidas, igual que los encierros que se celebran en muchas localidades con motivo de sus fiestas al no poderse mantener la distancia de seguridad. No obstante, matizó que las corridas de toros, sin fiesta en un municipio, se pueden celebrar, pero con aforo limitado. 



Las más vistas