El Camino de Santiago deja cada año más de 70 millones

SPC
-

La Federación de Asociaciones de Amigos del Camino asegura que su principal preocupación es la seguridad de la ruta y augura un aumento de peregrinos durante los próximos meses

Dos peregrinos degustan productos tradicionales a su paso por el Bierzo en otoño. - Foto: Ical

La relevancia del Camino de Santiago es evidente en Castilla y León, como también lo es el impacto económico que deja cada año en la Comunidad, superior a los 70 millones de euros, sin tener en cuenta alojamientos como hoteles u hostales por los que optan algunos peregrinos. El presidente de la Federación de Asociaciones de Amigos del Camino, Luis Gutiérrez Perrino, considera que este año la tendencia es positiva, puesto que el número de peregrinos es incluso superior que el año pasado por estas fechas, pero no oculta que la seguridad sigue siendo la principal preocupación para la Ruta Jacobea.
Con la mirada inevitablemente puesta en el próximo Año Jacobeo, en 2021, Gutiérrez Perrino defiende que Castilla y León está «preparada» para esa cita en cuanto a alojamientos, además de que se prevé la apertura de algún albergue u hostal más próximamente. Con la ciudad de León como referencia, al ser uno de los puntos preferidos para iniciar el Camino de Santiago, en especial por parte de aquellos peregrinos que disponen de menos tiempo u optan por hacer un trayecto más corto, el presidente de la Federación de Asociaciones de Amigos del Camino, en declaraciones recogidas por Ical, cifra en unas «600.000 las pernoctaciones cada año.
Esto supone, tan solo en la provincia de León, un impacto económico que unos 24 millones de euros «sin contar hoteles u hostales», una cifra que en el caso de Burgos y Palencia «debería estar más o menos igual», con lo que el impacto económico de la Ruta Jacobea a su paso por la Comunidad ascendería a unos 70 millones de euros. Gutiérrez Perrino reconoce que «todo el mundo quiere tener una parte de la tarta de atención a los peregrinos», aunque recordó que «no es un turista» e incidió en la necesidad de tratarle bien, entre otras cosas, «por las repercusiones que puede tener de cara al futuro».
Pero más allá de León, que se posiciona como uno de los principales focos de la Ruta Jacobea en la Comunidad, las provincias de Burgos y Palencia tienen importantes atractivos que también habría que impulsar. «La Junta tendría que hacer una información más amplia y publicada de la riqueza patrimonial que hay en estas zonas para que el peregrino aguante, madrugue mucho y tenga la oportunidad de acercarse a la monumentalidad del Camino», incidió Gutiérrez Perrino, ya que el salto en autobús desde Burgos hasta León es una práctica habitual para reducir tiempos y trayecto.
Las cifras de peregrinos en lo que va de año son superiores a las del año pasado, y ya en mayo habían llegado a Santiago entre 3.000 y 4.000 peregrinos más que un año antes, por lo que es posible afirmar que las cifras «van en aumento». En el primer semestre del año pasado, en León se contabilizaron 23.176 peregrinos, que se elevaron hasta los 53.747 a finales de año, llegados de 103 países, en un 71 por ciento de países europeos.
En la época de mayor afluencia, se intensifica la preocupación por un aspecto de vital importancia en la Ruta Jacobea como es el de la seguridad, por lo que desde la Federación de asociaciones de Amigos del Camino se pide a los peregrinos que tengan cuidado con los objetos de valor o tengan cuidado al circular por carreteras pequeñas. En algunos puntos se está especialmente pendiente de la señalización, que no cumplen algunos municipios.
Preparativos para 2021

Con todo ello, poco a poco se avanza hacia la celebración del Año Jacobeo, en 2021, para que todo esté preparado para el posible incremento de peregrinos ante esta cita. Gutiérrez Perrino recordó que provincias como León ya están trabajando para que el Camino se encuentre en buen estado y, tras la elaboración de un informe para determinar el estado real de la Ruta Jacobea a su paso por la provincia, se dispone del proyecto y del dinero para invertir en el Camino, en tareas como desbroce o señalización y así tener «el Camino en el mejor estado posible» para los peregrinos.