Advierten del aumento de casos de mujeres alcohólicas

D.V.
-

La Asociación para el Tratamiento y la Rehabilitación del Alcoholismo afirma que el porcentaje se ha incrementado del 16 por ciento al 24 en los últimos cinco años

 La Asociación para el Tratamiento y la Rehabilitación del Alcoholismo (ATRA) ha advertido del aumento del número de mujeres entre los nuevos casos de alcoholismo que atienden en Valladolid en los últimos cinco años, ya que el porcentaje se ha incrementado de aproximadamente un 16 o 17 por ciento hasta alrededor del 24 por ciento. 
  Así lo han explicado el fundador y director técnico del Centro Específico para el Tratamiento y la Rehabilitación de Adicciones Sociales (CETRAS), Blas Bombín, y el miembro de ATRA Rafael Rodríguez, quienes junto al presidente del centro y la asociación, Carlos Rodríguez, han presentado los principales datos sobre el alcoholismo entre la población femenina que se atienden en Valladolid. 
  ATRA ha tratado en los últimos 26 años --desde su creación en 1993 hasta finales de 2018-- a 2.519 personas, de las que 452 eran mujeres, lo que supone el 18 por ciento del total frente a los 2.067 hombres (el 82 por ciento restante). 
  Sin embargo, Blas Bombín ha explicado que se ha producido un incremento del porcentaje en los últimos años en las mujeres que ha sido "considerable" en el último quinquenio, de forma que se reduce la diferencia con respecto a los hombres. 
  A este respecto, Rafael Rodríguez ha concretado que de los nuevos casos que llegan a la asociación se ha pasado de un 16 o 17 por ciento de mujeres a superar el 20 o el 24 por ciento e incluso a superar el 29 por ciento en 2016. 
  Rodríguez considera que esta tendencia se ha acrecentado posiblemente "por la búsqueda de la igualdad en todos los campos" y, de hecho, ha explicado que precisamente que en un momento de preocupación por la mujer en todos los ámbitos se ha realizado este estudio para tratar de que la atención a la mujer sea prioritaria, que sea protagonista y acceda a un tratamiento. 
  Precisamente Bombín, quien ha avalado esta tendencia a la "homogeneización", ha incidido en que hay una mayor población femenina "oculta", un "alcoholismo silente", por lo que la asociación tiene especial "preocupación", y tiene como una de las principales causas la mayor estigmatización social e incluso familiar de la mujer cuando sufre la enfermedad (tienen un 90 por ciento menos de apoyo en la familia que los hombres). EDAD DE INICIO 
  Otra de las preocupaciones de la asociación pasa por que el consumo de alcohol entre las mujeres se produce cada vez antes, algo en lo que incide el botellón, y la media de edad se encuentra en los 40 años hasta 2018, ejercicio en el que no se registraron casos de menores de 20 años, aunque se han llegado a atender 14, algunos desde los 16 años. 
  En este último año se atendieron 12 casos nuevos de mujeres, la mayoría en el tramo de edad de 41 a 50 años (ocho de ellos), tres fueron de 51 a 60 y uno se correspondió con una mujer de más de 70 años. 
  La mayoría de las mujeres atendidas en ATRA se concentran entre los 31 y los 50 años (el 67 por ciento), con 152 personas de entre 31 y 40 años y otras 150 de entre 41 y 50. 
  Por detrás se sitúa el número de mujeres situada en la franja de edad de 21 a 30 (72), de entre 51 a 60 (48) y, por detrás de las menores de 20 (14), de 61 a 70 (12) y, finalmente, cuatro en mayores de 70. 
  En el proceso de rehabilitación de las 452 pacientes femeninas el estudio determina que el 93 por ciento de los casos se han tratado con terapia de grupo aunque no es la única utilizada. El 26 por ciento ha necesitado, además, terapia individual; el 7 por ciento terapia en pareja y el 6 por ciento en familia. Cada paciente requiere un tratamiento muy concreto, así algunas necesitan intercalar varias terapias a la vez. Además, el 57 por ciento ha necesitado medicación. 
  Las características del alcoholismo femenino son muy diferentes al masculino por eso se produce un incremento en las terapias individuales, ha apuntado Bombín, quien ha señalado que las mujeres se encuentran más desamparadas y con menos apoyo familiar ante esta circunstancia. "La falta de apoyo familiar desemboca en otros problemas añadidos como la depresión, estrés o ansiedad", ha apuntado CRISIS Y ALCOHOL 
   El estudio de los casos atendidos por ATRA apunta que en los años de crisis se registraron muchos nuevos casos, con más de 20 altas por año. En concreto, entre 2006 y 2009 fueron los años con mayores ingresos anuales, en ambos casos con 25. 
  El consumo de alcohol en las mujeres sigue produciéndose a escondidas, es un alcoholismo más secreto, en términos generales el consumo suele realizarse en régimen doméstico, en horario vespertino, también en ocasiones para rendir más el resto de la jornada. 
  Además, según el fundador y director técnico del CETRAS, la mujer es biológicamente tres veces más vulnerable que el hombre, existe una mayor prevalencia del alcoholismo ante determinadas situaciones emocionales y, de hecho, tiene más incidencia cuando hay un vacío afectivo. 
  Desde el punto de vista clínico, Blas Bombín ha advertido además que hay una mayor tendencia a la comorbilidad, es decir, que el alcoholismo se presente con otras patologías como trastornos psíquicos, ecomocionales o psicológicos, mientras que desde la perspectiva terapéutica, la mujer tarda el doble que el hombre en "encarrilar" el problema que supone el alcoholismo.