Díaz Viena, Gellida y Garzo optan al Premio de la Crítica

Ical
-

La nómina de aspirantes se completa con Enrique Llamas, Alonso de Santos, Tomás Sánchez Santiago, Asunción Escribano y Reyes Mate

Los presidentes del jurado del Premio de la Crítica de Castilla y León, Gonzalo Santonja y Carlos Aganzo, anunciaron hoy en Valladolid acompañados por la concejala de Cultura, Ana Redondo, y la directora general de Políticas Culturales, Mar Sancho, el listado de diez finalistas que competirán por el galardón en su XVII edición. La terna de aspirantes la conforman Luis Díaz Viana con ‘Todas nuestras víctimas’ (Difácil/Páramo), Elvira Sastre con ‘Aquella orilla nuestra’ (Alfaguara), Enrique Llamas con ‘Los Caín’ (Alianza), César Pérez Gellida con ‘Todo lo mejor’ (Suma de Letras), Tomás Sánchez Santiago con ‘Años de mayor cuantía’ (Eolas), Gustavo Martín Garzo con ‘La ofrenda’ (Galaxia Gutenberg), Alejandro Cuevas con ‘Mariluz y el largo etcétera’ (Difácil), José Luis Alonso de Santos con ‘El vuelo de las palomas’ (Fundación Jorge Guillén), Asunción Escribano con ‘Salmos de la lluvia’ (Vaso Roto) y Reyes Mate con ‘El tiempo tribunal de la historia’ (Trotta).

Los encargados de dilucidar el ganador serán, junto a ambos presidentes, Francisca Noguerol y María Ángeles Pérez López (de la Universidad de Salamanca); Teresa Gómez Trueba (de la Universidad de Valladolid); Natalia Álvarez (de la Universidad de León); y Pedro Ojeda (de la Universidad de Burgos). Además, figuran los periodistas Nicolás Miñambres (‘ABC’); Joaquín Torné (‘Diario de León’); David Casillas (‘Diario de Ávila’); Rodrigo Pérez Barredo (‘Diario de Burgos’); y Jesús Fonseca (‘La Razón’ y CyLTV).

Después de que se anuncie el fallo definitivo, como es tradicional la entrega tendrá lugar en el transcurso de la próxima edición de la Feria del Libro de Valladolid, que este año tendrá lugar del 31 de mayo al 9 de junio. Según explicó Santonja, en la elección del ganador nunca hay votación estricta, ya que “no es de recibo que una cuestión de palabras se resuelva matemáticamente; por ello, “el Premio se falla por consenso” tras varias rondas de debate.

La presentación de los finalistas tuvo lugar hoy en la Casa de Zorrilla, en la primera ocasión en que ese anuncio tiene lugar en Valladolid, y durante el acto hubo un emotivo recuerdo para el ganador del Premio de la Crítica en 2017, el vallisoletano José Manuel de la Huerga, y para el pintor Félix de la Vega, autor de los retratos que se entregaban tradicionalmente a los ganadores de cada año.

Fallecidos ambos recientemente, también se les rendirá homenaje al primero de ellos con una mesa redonda esta misma noche a partir de las 20.30 horas, y al segundo con una exposición de su ‘Galería de escritores modernos y contemporáneos’ que permanecerá abierta en la Casa de Zorrilla hasta este domingo. Además, hoy a las 19.00 horas se celebrará en el mismo espacio otra mesa redonda en torno a los orígenes, el fundamento y la trayectoria del Premio de la Crítica de Castilla y León.

Letras sin crisis

Santonja destacó que "en Castilla y León hay muchas cosas en crisis, pero la literatura no es una de ellas”. Así, explicó que entre los diez finalistas de este año hay propuestas “de todos los géneros, desde el teatro hasta la poesía, pasando por el ensayo, la novela y los relatos cortos”. “En el listado final conviven autores muy importantes con otros absolutamente nuevos, que llevan muy pocos años en el mercado literario, y a lo largo de su trayectoria el galardón ha reconocido tanto lo evidente como lo más novedoso, ya que ha sabido arriesgarse”, señaló.

Por su parte, Carlos Aganzo destacó que “la cosecha de este año ha sido buena” y apuntó que “pese al espíritu de extraña humildad” que atenaza a algunos autores de la Comunidad, muchos de los grandes nombres de la literatura española contemporánea se están haciendo aquí”, algo que calificó como “extraordinario”. “Por detrás de lo que aparece en los medios hay una literatura absolutamente espectacular, y este galardón intenta también recuperar aquellos títulos de calidad que no se han podido defender bien por sí mismos o que no han tenido suerte en su lanzamiento”, comentó.

“El Premio de la Crítica contribuye a iluminar a autores que merecen la pena, y le puede brindar una segunda vida a libros que se han arriesgado en su apuesta. El galardón se creó hace 17 años con la intención y el orgullo de que en Castilla y León por una vez habláramos de las cosas que hacemos y que a veces escondemos”, apuntó.

En ese sentido, el director del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, Gonzalo Santonja, destacó el papel callado y constante que realizan las editoriales de Castilla y León, que se mueven exclusivamente por valores literarios” con una “generosa entrega”, entre las cuales citó a Difácil, Eolas, Páramo, Cálamo o la Fundación Jorge Guillén.