Hontoria destaca el "tremendo potencial" del Herreriano

César Combarros (Ical)
-
Javier Hontoria es el nuevo director del Patio Herreriano. - Foto: Europa Press

El nuevo director del Museo subraya que "es esencial potenciar la audiencia" y destaca su interés por las nuevas psicologías, las descolonizaciones del arte y las nuevas miradas a lo popular

El crítico de arte y comisario de exposiciones, Javier Hontoria (Madrid, 1975), tomó hoy posesión de su nuevo cargo como director del Museo Patio Herreriano, y protagonizó un encuentro con los medios donde agradeció la confianza depositada en él para esta nueva etapa que afronta el centro que, a su juicio tiene “un potencial tremendo”. “Es un espacio magnífico y tengo por delante un reto increíble”, señaló reclamando “un esfuerzo de todos para poner el Museo donde debe estar”.

Según explicó, los tres pilares sobre los cuales sustentará su proyecto son las exposiciones, la Colección Arte Contemporáneo (“que es muy buena y puede estar expuesta de muy diferentes formas”) y los programas públicos, un término este último con el que se refirió a “lo que antes podía ser la pedagogía”, que “es lo que va más allá de las exposiciones: performances, conferencias, diseño, literatura… Todo lo que apoya y da soporte a las instituciones culturales”.

Hontoria aseguró que el Ayuntamiento de Valladolid debía felicitarse por cómo se ha gestionado el proceso que ha derivado en su nombramiento, con un concurso público basado en los códigos de buenas prácticas, algo que consideró “esencial en las prácticas institucionales del arte contemporáneo en España”.

Su proyecto, según expuso, está “muy específicamente pensado para la ciudad de Valladolid” y “muy basado en el contexto vallisoletano”. “Tengo vocación internacional, pero este museo está en Valladolid y muy dirigido a la gente de Valladolid. Somos depositarios de una de las mejores colecciones de arte contemporáneo español, pero no podemos olvidar que vivimos en un mundo global, por eso la escala local, regional, nacional e internacional la tenemos que tener en mente siempre”, defendió.

A su juicio, “es esencial potenciar la audiencia”, ya que “no hay nada más importante que los públicos a los que nos dirigimos”. En ese sentido, intentará “satisfacer las necesidades y la curiosidad de la audiencia”, dando a los artistas “una importancia central”, intentando “que estén muy presentes en la ciudad, en el Museo, en la Universidad, y que formen parte del proyecto”.

Tras recalcar, que buscará “crear sinergias con instituciones españolas y europeas”, recordó que en su etapa como crítico para ‘El Cultural’ se volcó en escribir sobre el arte internacional, mientras que en sus artículos como corresponsal en España de la publicación internacional ‘Artforum’ se dedicaba a “presentar fuera a los artistas españoles”, ya que le “aterraba” la “escasísima visibilidad de los artistas españoles fuera de nuestras fronteras”. “Tenemos una oportunidad soberbia para introducir a los artistas españoles en el contexto internacional, y si lo logramos seremos pioneros, porque es algo que actualmente no está ocurriendo en España”. “Queremos que el Patio Herreriano sea un lugar que está lanzando artistas”, resumió.

Respecto a la gestión económica, señaló que es preciso “contar con lo privado para poder reafirmar lo público”, y precisó que para lograrlo “hay que empezar a seducir a la empresa privada, no con paternalismos, sino invitándoles a acompañarnos en este viaje y a formar parte activa del Museo”. “Tenemos empresas en Valladolid y Castilla y León a las que les va a encantar acompañarnos, contribuyendo a llevar fuera de nuestras fronteras a los artistas”, auguró.

Tras destacar que personalmente tiene un “gran interés por la escultura”, y que considera la fotografía "más como un medio que como un fin” en sí misma, Hontoria apuntó su deseo de configurar un programa expositivo donde, aparte de pintura y escultura, se monten exposiciones en diálogo con la Colección de Arte Contemporáneo (CAC). “Además me gustará tocar temáticas como las nuevas psicologías, las descolonizaciones del arte, las nuevas miradas a lo popular, los nuevos ruralismos, estrechar el contacto con Portugal, y hacer mucha pedagogía porque las cosas no son siempre como se han venido contando y es necesario relativizar los grandes relatos. El arte tiene que poner en duda muchas de las verdades que nos han venido contando”, argumentó.

Cuestionado por el título del proyecto con el que concurrió a la plaza (‘Contra la indiferencia’), Hontoria señaló que, debido al uso de la tecnología “se están creando seres demasiado indiferentes”. “Tenemos que potenciar la curiosidad, el pensamiento crítico de la gente. Es nuestra labor y es esencial para el Museo, es lo que se tiene que esperar de nosotros”, explicó antes de concluir: “Me gustaría que el público siempre tenga alguna razón para venir”.

Una nueva etapa

Hontoria compareció acompañado por la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Valladolid, Ana Redondo, que echó la vista atrás para comentar que cuando comenzó la legislatura actual se encontraron “un museo sin conexión con la ciudad”. “Era una colección que habitaba en un museo, pero no era una ciudad que conociera el museo. Decidimos cambiar esa dinámica y convertirlo en un referente de la propia ciudad, algo que ya se ha conseguido”, defendió.

Tras recalcar que en 2018 el Patio Herreriano recibió más de 105.000 visitantes, gracias al “número, variedad e interés de las exposiciones”, explicó que el proceso de elección del nuevo director “ha sido largo, pero el resultado ha sido impecable y ejemplar, con unanimidad de la comisión evaluadora de expertos, y siguiendo en todo momento el código de buenas prácticas”. “Para nosotros el reto es importante. El listón está muy alto. Hemos conseguido abrir el Museo y estoy convencida de que Javier Hontoria lo va a llevar a las cotas más altas de excelencia y nos hará sentirnos a todos orgullosos”, sentenció.

Junto a ella, también intervino el asesor del área de Cultura, Juan González-Posada, que ha coordinado la actividad del Museo Patio Herreriano desde la destitución de Cristina Fontaneda como directora del centro en octubre de 2016. Según señaló, “el trabajo de los dos últimos años ha sido arduo y duro”. “Teníamos un reto difícil, porque llevábamos muchos años con una tendencia peligrosa. Se tomó una decisión y a partir de ella nos pusimos a trabajar”, comentó.

Entre los “problemas” que tuvieron que afrontar, se refirió a la renovación del comodato con la CAC; al “reto” de “empezar con una nueva forma de trabajar”, que implicaba “dar agilidad y diversidad a las salas”; a la reapertura de la biblioteca del centro, que llevaba ocho años cerrada y se había convertido en un coworking “con dos usuarios”; la reactivación de la asociación de Amigos del Museo Patio Herreriano; el desarrollo de los programas públicos y sociales; y el estudio del público asistente.

“El Museo vivía aparte del Ayuntamiento pero el Consistorio pagaba el 99 por ciento del Museo. Queríamos abrir el Museo a la ciudad, a los creadores locales, y con el mismo presupuesto hemos conseguido que las exposiciones que se presentan sean visibles en la ciudad. Nos hubiera gustado organizar exposiciones sobre Anselm Kiefer o Anish Kapoor, pero los presupuestos no nos lo permiten. Somos un magnífico museo, con una buena colección y unas posibilidades propias de organizar proyectos importantes y traer artistas importantes”, reflexionó antes de concluir: “Dejamos atrás dos años de trabajo interesantes, viene una nueva etapa y seguiremos estando ahí, trabajando conjuntamente con Javier. Tienes la suerte de encontrarte un museo más vivo que hace dos años. Ojalá sufras menos que nosotros”.