Rico defiende su gestión "ejemplar" al frente de Acor

ICAL
-
Rico defiende su gestión “ejemplar” al frente de Acor

El aspirante a revalidar su cargo al frente de la cooperativa confía en la "sensatez" de los socios y aboga por la diversificación de la actividad para "garantizar el equilibrio"

El presidente de Acor y aspirante a revalidar este cargo en las elecciones del próximo 8 de marzo, Carlos Rico, defendió hoy su gestión “ejemplar” al frente de la cooperativa remolachera, al tiempo que se comprometió a “pelear” por el futuro del cultivo en Castilla y León. Para ello pone sobre la mesa un proyecto “sólido y de garantía” basado en una gestión “profesional y rigurosa” que haga de Acor el “soporte” del sector remolachero regional y referente del sector agrario de la Comunidad.

De esta manera, Rico zanjó las críticas de los integrantes de la otra candidatura que aspira a posicionarse al frente de Acor, que hace unos días puso en duda la transparencia y la situación económica del actual equipo directivo. Rico estimó que esos comentarios dicen “muy poco” de lo que puede ser la “gestión futura” por parte de esa candidatura, además de que aclaró que la sociedad se audita “desde hace muchos años”, por lo que desechó la posibilidad de una auditoría adicional. De hecho, aclaró que en ocasiones se les ha tildado de ofrecer “exceso de información” y se les ha elogiado por ser una cooperativa “muy abierta”.

Rico elogió el “cambio” que se ha producido en los últimos años en la manera de hacer las cosas y aclaró que “se pone todo blanco sobre negro”, además de que Acor está auditada por empresas independientes, por lo que poner dudas sobre ello “empaña” y pone “en jaque” el trabajo de una tercera empresa que “está viendo su prestigio tocado”. Igualmente recordó que, atendiendo a la Ley de Cooperativas, cualquier socio tiene “los libros abiertos” para poder ver las cuentas.

También en relación a las críticas de la otra candidatura, que aboga por la limitación de mandatos, Rico aclaró que Acor cuenta con unas reglas del juego “muy democráticas” en la presentación de un proyecto empresarial, porque aclaró que no se está hablando de políticos. En el que sería su cuarto mandato al frente de la cooperativa, rechaza “vender un proyecto que piensa en pasado y en quemar las naves” del trayecto recorrido hasta el momento y descartó la posibilidad de “equiparar lo empresarial con lo político”, dijo.

También salió al paso de las denuncias por el incremento del salario del presidente y la propuesta del otro candidato de reducirlo en un 60 por ciento. Ante esto, Rico aclaró que ante el “riesgo” de la marcha de la cooperativa de mandos con responsabilidad una vez alertados de que tenían salarios “más bajos” que otros cargos similares por actividad del sector agroalimentario, se intentó situar a sus directores “en la media”, algo que acordó el Consejo Rector por unanimidad, dando vía libre a la subida salarial del 18 por ciento en tres años, a razón de un seis por ciento anual.

Rico desgranó también las tres líneas básicas del proyecto que encabeza, y que pasan por “pelear” por el mantenimiento y el futuro del cultivo de la remolacha; mantener la búsqueda de alternativas agrarias e industriales que sostengan la actividad agrícola de los socios o potencien el cultivo, abran nuevos mercados o colaboren a cubrir los gastos de estructura de la cooperativa; y adaptar la estructura de dirección empresarial de Acor a una gestión “moderna”, en similitud a la presente en las grandes cooperativas comunitarias.

El actual presidente incidió en la necesidad de mantener y apoyar “un mínimo” de 25.000 hectáreas de cultivo en Castilla y León. En esta campaña se esperan recibir más de 15.000 hectáreas, lo que significa más del 60 por ciento de esa superficie que se considera necesaria mantener en la Comunidad, un objetivo que matizó que tiene que ser “tarea de todo el sector productor”.

Rico abogó por “ser los primeros en tirar del carro” y aseguró que la azucarera de Olmedo podrá afrontar el incremento de producción gracias a las inversiones de optimización y mejora que se han efectuado en los últimos cinco ejercicios por un importe económico de 41 millones de euros, entre ellas el nuevo difusor vertical o la construcción del tercer silo de azúcar. La mejora competitiva ha permitido a la cooperativa a favorecer que el socio perciba un mínimo de 42 euros por tonelada, incluso en la actual situación del mercado azucarero, algo que para Acor supone “una obsesión”, según declaró.