Puente recalca que "no renuncia" al soterramiento

D.V
-
Puente recalca que "no renuncia" al soterramiento

"Decir que renuncio al soterramiento es pretencioso, como decir que uno renuncia a Angelina Jolie". El alcalde asegura que "todo lo que no sea" apostar por la integración ferroviaria supondrá enredarse "otros 20 años" en una operación imposible

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha respondido una vez más a los sectores políticos y ciudadanos que le acusan de haber renunciado al proyecto de soterramiento y ha considerado que decir eso es "pretencioso, como decir que uno renuncia a Angelina Jolie", porque "no hay ninguna posibilidad" de afrontar esa gran obra ya que "no hay recursos".

Así lo ha expresado el regidor vallisoletano este jueves en un encuentro con la directiva y miembros de la Confederación Vallisoletana de Empresarios (CVE) a quienes Puente y el concejal de Urbanismo, Infraestructuras y Vivienda, Manuel Saravia, han explicado el proyecto de integración en superficie y la situación que llevó a la Sociedad Valladolid Alta Velocidad (SVAV) a optar por esta opción y desechar el soterramiento.

En una exposición similar a la que realizó este martes ante los vecinos del barrio de La Pilarica, Óscar Puente ha explicado todo el proceso que ha seguido el proyecto del soterramiento desde que el actual equipo de Gobierno llegó al Ayuntamiento en 2015 y ha incidido en que ellos nunca renunciaron a él, pues Manuel Saravia dedicó "un año" a buscar alternativas para realizar el procedimiento en varias fases, todas ellas rechazadas por Adif.

Puente ha recordado que se le ha acusado de "renunciar" al soterramiento, algo que ha considerado "pretencioso" y que ha comparado con decir "que uno renuncia Angelina Jolie", ya que ha sugerido que tanto el proyecto de gran túnel como la actriz estadounidense son objetivos inalcanzables. "No hay ninguna posibilidad", ha apostillado.

Esa imposibilidad vino provocada, como ha defendido el alcalde socialista de Valladolid, sobre todo por la negativa del director general de Adif, Juan Bravo, a afrontar la financiación necesaria para un proyecto de soterramiento como el que se planteaba desde 2003, entre la calle Daniel del Olmo y la carretera VA-100, y que supondría 1.100 millones de euros más a sumar a los 400 que la SVAV había contraído de deuda y que en 2017 todavía estaban pendientes de pago.

"Se dice que hemos enterrado el proyecto, pero asumámoslo y no sigamos dando vueltas a una situación que no tiene marcha atrás", ha recalcado el regidor, que ha mantenido que "ningún Gobierno de España, ni del PP ni del PSOE" se ha comprometido a afrontar ese gran desembolso, con un 50 por ciento del mismo correspondiente al Ministerio de Fomento.

A partir del consejo de administración de finales de diciembre de 2016 en el que se llegó a plantear un posible concurso de acreedores en la SVAV, Adif trajo a Valladolid tres alternativas tales como pagar la deuda de 404 millones de euros y disolver la sociedad sin llevar a cabo actuación urbana, un soterramiento parcial de algo más de 2 kilómetros con la estación en superficie, que costaría 772 millones de euros más entre los socios de la entidad y un proyecto de integración que supondría el desembolso de 572 millones.

Los empresarios han insistido mucho en saber por qué se desechó la segunda de las opciones o un soterramiento "menos rimbombante" ejecutado con muros pantalla. Puente y Saravia han defendido la inviabilidad de ese sistema debido a que la pendiente establecida para las líneas de alta velocidad impedía salvar al mismo tiempo los actuales pasos subterráneos de tráfico y peatones en Labradores y el río Esgueva, lo que supondría, entre otras cosas, dejar "sin salida" al barrio de Las Delicias.

POSIBILIDAD DE REBAJAR LAS VÍAS

También han apuntado Puente y Saravia que en las reuniones de la Sociedad se planteó la depresión de la playa de vías en la estación a una cota de -8 metros y acceder a ellas mediante escaleras mecánicas, como en la estación de Chamartín en Madrid y ejecutar túneles en 'trinchera' a ambos lados, algo que según aseguran también desechó Adif.

En definitiva, la SVAV apostó finalmente por la "única opción" que se entendía posible, la integración en superficie, una operación de la que Puente ha recalcado que es "lo suficientemente importante" como para "apostar duro por ella" y conseguir que en un plazo de siete años sea una realidad, lo que supondrá un paso adelante "muy importante" para la ciudad.

"Todo lo que no sea eso será enredarnos otra vez otros 20 años en una operación que no se va a poder realizar", ha advertido el alcalde ante la posibilidad de que otros partidos políticos acudan a la campaña electoral con la recuperación del proyecto de soterramiento entre sus propuestas.

Puente ha explicado que este trabajo de integración, consistente en mejorar la ciudad y el espacio que ocupan las vías y en mejorar la comunicación de un lado a otro ha comenzado ya, con la licitación de proyectos de cuatro de los pasos inferiores, entre ellos el que conectará la calle Labradores con la avenida de Segovia y la nueva estación de autobuses, al que Puente ha considerado como "la mayor obra que se hará en la ciudad en los últimos 40 años", que tendrá cuatro carriles y supondrá la creación de una nueva plaza en el lado de Delicias.

El concepto de estos pasos ya se puede observar, ha recordado, en la obra que está "a punto de concluir" el Ayuntamiento en la plaza de Rafael Cano, con un vial inferior para peatones, bicicletas y vehículos de emergencia. "Se tiene el concepto de túneles y pasarelas, pero vemos que se pueden hacer cosas muy interesantes", ha defendido.

También están cerca de finalizar los trabajos previos del túnel de la calle Andrómeda, que ejecutará Adif en el próximo año y medio.

Próximamente, se abordarán los trabajos en otros pasos subterráneos en la zona sur de la ciudad, como uno nuevo que conectará la calle Hípica con la Ciudad de la Comunicación, y la supresión de la pasarela de Arco de Ladrillo, que será sustituida por un nuevo túnel para vehículos con cuatro carriles, similar al de Labradores.

A ello se suman otras actuaciones adicionales, como la reforma de la estación de Campo Grande, el traslado a los nuevos talleres de Renfe cuyo inicio Puente ha adelantado a "primeros de abril", la reanudación de las obras de la variante de mercancías que permitirá que estos trenes no pasen por el centro de la ciudad, con la eliminación de algunas de las vías que forman el corredor ferroviario.

VÍA DE ANCHO IBÉRICO PARA CERCANÍAS

Esa reducción de vías permitirá ganar espacio para la ciudad y además se podrá contar con una de ancho ibérico que Óscar Puente ha apuntado que no se habría mantenido si se hubiera hecho el gran túnel. En ella, ha apostado por ubicar la línea de cercanías que pueda unir Medina del Campo con Valladolid y Palencia.

En el encuentro entre los representantes de la CVE y los del Consistorio también se ha debatido sobre hasta la "barrera" que supone el soterramiento y hasta qué punto su eliminación puede "cambiar la ciudad". Saravia ha apuntado que hasta 2015 el Ayuntamiento había gastado más dinero en publicidad para decir que "sólo con un túnel iba a cambiar la ciudad, iba a haber prosperidad y empleo".

A este respecto, Óscar Puente ha puesto la comparación de que eliminar esa "barrera" no iba a conseguir que "Las Viudas se convirtiera en la calle Santiago", de hecho se ha preguntado lo que se habría logrado si los 404 millones de euros empleados hasta ahora en la obra de los Talleres y el túnel del Pinar de Antequera se hubieran invertido en la zona este de la ciudad para "reducir las desigualdades".