El PP cede alcaldías y diputaciones a Cs para tener la Junta

Santiago González
-

La formación 'naranja' cierra un acuerdo con los 'populares' en el que consigue gobernar capitales como Burgos y aspira a presidir diputaciones como la burgalesa y la segoviana

Espero e Igea (en primer plano) junto a miembros de Cs y PP en la primera reunión de los comités negociadores. - Foto: Wellington Dos Santos Pereira (Ical)

La Junta de Castilla y León continuará en manos del Partido Popular después de 32 años y a pesar de haber quedado por detrás del Partido Socialista en los comicios autonómicos del pasado 26 de mayo. El principio de acuerdo alcanzado entre los populares y Ciudadanos permitirá a la formación naranja ganar poder territorial y, en contrapartida a su apoyo a Fernández Mañueco en el Gobierno regional, exige hacerse con las alcaldías de Burgos y Palencia, así como con la presidencia de las diputaciones de Burgos y Segovia. Otra de las reclamaciones de Cs es que Jesús Julio Carnero, presidente de la Diputación de Valladolid, no repita en el cargo una legislatura más.
Aunque el pacto autonómico se considera cerrado, los acuerdos municipales podrían sufrir alguna modificación en las horas que restan hasta la constitución de los ayuntamientos. Además de los citados, también en Salamanca está pendiente el acuerdo entre ambos partidos.
Este acuerdo de gobernabilidad, confirmado por las direcciones nacionales de ambas formaciones políticas, se produce justamente una semana después de que se iniciaran formalmente las negociaciones con la presencia del secretario general del PP, Teodoro García Egea, y del secretario de Acción Institucional de Cs, José María Espejo, en una reunión celebrada en las Cortes.
A falta de algunos flecos en la negociación autonómica, el principal escollo que representaban las medidas de regeneración democrática ya se salvó el pasado lunes cuando el presidente autonómico y candidato del Partido Popular, Alfonso Fernández Mañueco, anunció la aceptación de los 18 puntos propuestos por la formación naranja.
Durante las últimas jornadas se han debatido las principales medidas económicas, fiscales, sanitarias, educativas y de ayudas al medio rural y a la familia, algunas de ellas para su aprobación durante los primeros cien días de gobierno.
silencio. La filtración del acuerdo, confirmado desde las direcciones nacionales de PP y Cs, pilló por sorpresa a los comités negociadores en Castilla y León, quienes mantuvieron un silencio prudente, tras no poder más que confirmar las noticias llegadas desde Madrid.
Fuentes de Ciudadanos en Castilla y León reconocieron la existencia de un «preacuerdo» que tiene como base los «avances considerables» que se han producido en los últimos días, con numerosas reuniones, pero que los detalles de su contenido no se conocerán hasta que no se firme el acuerdo definitivo.
El PP también reconoció en un escueto comunicado que existe un principio de acuerdo para que Alfonso Fernández Mañueco sea investido como presidente de la Junta y otros para la «gobernabilidad en otras administraciones locales de Castilla y León». La dirección autonómica no concreta las acuerdos cerrados y las exigencias de Cs y se limita a decir que «en los próximos días continuarán las negociaciones entre ambas formaciones».
 Aunque hasta ahora sólo se ha negociado el acuerdo programático a nivel autonómico, a partir de ahora comenzarán las conversaciones para la formación de la Mesa de las Cortes, que se constituyen el próximo 21 de junio, así como para la formación del Gobierno regional. Cs pretende conformar un Ejecutivo «de igualdad», es decir que el vicepresidente sea Francisco Igea y que la formación naranja cuente con los mismos consejeros que el PP. No obstante, eso aún están sin cerrar.