scorecardresearch
Fermín Bocos

CRÓNICA POLÍTICA

Fermín Bocos

Periodista y escritor. Analista político


La audiencia y la campaña

14/12/2021

Hace siete años, a raíz de la presencia del Papa Francisco en el Parlamento Europeo, Yolanda Díaz, que por aquél entonces era una diputada y coordinadora de Esquerda Unida muy dada al tuiteo, escribía un mensaje que retrataba un cierto talante sectario. Talante que parece haber corregido -o que disimula- en función de sus expectativas políticas actuales. El mensaje, escrito en gallego, decía que era "aberrante" que el "jefe del Vaticano"(sic) compareciera en el Parlamento Europeo. Decía que los parlamentos no estaban para eso.

No está de más recordar que, entre otras cuestiones, el Papa se había dirigido a los parlamentarios para denunciar la tragedia que rodea la emigración diciendo que no se podía tolerar que el Mediterráneo se estuviera convirtiendo en un gran cementerio. También dijo que creía llegado el momento para construir juntos una Europa que no girara exclusivamente sobre la economía "sino sobre la sacralidad de la persona humana y sus valores inalienables". El Papa invitaba a que los europeos abrazaran con valentía su pasado y miraran con confianza su futuro. Era difícil entonces y también lo es ahora no estar de acuerdo con la denuncia contenida en las palabras del Papa al hilo de los cientos de naufragios de embarcaciones cargadas de emigrantes. Una tragedia que continúa en nuestros días.

Para la Yolanda Díaz de entonces, la presencia de Francisco en el Parlamento era "aberrante". A la de ahora, ya vicepresidenta del Gobierno en campaña, la hemos visto en Roma siendo recibida en audiencia por el "jefe del Vaticano". Todo el mundo tiene derecho a cambiar, pero hay cambios que promueven cierta suspicacia.

Yolanda Díaz, militante del Partido Comunista, se encuentra en campaña de promoción política y personal como líder de lo que parece que podría ser el enésimo intento de cambio de fachada del PCE. Si París justificaba una misa, parece que hay quien piensa lo mismo de una audiencia en el Vaticano. Tengo para mí que hay mucha hipocresía en toda esta campaña de imagen.