Sanidad activa el sistema de vigilancia ante la ola de calor

SPC
-
Primeros bañistas en la playa de las Moreras de Valladolid - Foto: Ical

La Junta dispone desde 2004 de una guía con recomendaciones ante las altas temperaturas en la que se incluye la estimación de la sobremortalidad

La Consejería de Sanidad pone en marcha un conjunto de actividades que tiene como objetivo prioritario prevenir los efectos indeseados por las altas temperaturas y un sistema de vigilancia para la comunicación urgente de los fallecidos por dicha causa. Además, ha elaborado una serie de recomendaciones, que deben ser especialmente revisadas por la población en riesgo, según informó ayer en un comunicado.
La Junta dispone desde 2004 de la ‘Guía de respuesta ante el riesgo de olas de calor’ en la que se recogen diversas actividades entre la que se incluye la estimación de la sobremortalidad y la vigilancia de las repercusiones que sobre la salud ocasionan las altas temperaturas en nuestra Comunidad.
Esto se ha hecho en los últimos años a través de un sistema que recoge información sobre la mortalidad y la morbilidad. Además, durante este tiempo se ha producido una transformación y mejora de los sistemas de información sanitaria que permiten obtener de una manera ágil y exhaustiva la información sobre la demanda asistencial originada por esta causa. 
Los efectos de las temperaturas extremas sobre la salud de la población son conocidos y han sido estudiados en diferentes situaciones y países, y conllevan un aumento tanto de la mortalidad como de la morbilidad poblacional.
La exposición a temperaturas elevadas produce efectos directos sobre el organismo, desde ligeras molestias al golpe de calor que puede evolucionar a un coma e incluso ocasionar la muerte. También puede producir descompensaciones de las enfermedades crónicas, como las cardiovasculares o las renales, empeorando el pronóstico de las mismas. Una temperatura muy elevada produce pérdida de agua y electrolitos que son necesarios para el normal funcionamiento de los distintos órganos.
La mayor mortalidad y morbilidad asociada a las altas temperaturas se ve favorecida por diferentes circunstancias como la edad, las actividades que se desarrollan durante la exposición a las temperaturas altas, los enfermos con patologías crónicas, la toma de diferentes medicaciones u otras circunstancias socioeconómicas.
Mayores y niños

Las personas mayores y los niños muy pequeños son más sensibles a estos cambios de temperatura. Los primeros tienen reducida la sensación de calor y por lo tanto la capacidad de protegerse, existiendo un paralelismo entre la disminución de la percepción de sed y la percepción del calor, especialmente cuando sufren enfermedades neurodegenerativas. A ello se suma la termólisis reducida del anciano (numerosas glándulas sudoríparas están fibrosadas y la capacidad de vasodilatación capilar disminuida). La capacidad de termólisis menor ocurre también en la diabetes y las enfermedades neurodegenerativas. El verano de 2003 fue considerado el más caluroso en Europa desde el año 1.500.