La Junta aprueba el nuevo PGOU de Valladolid

M.Rodríguez
-

Este último trámite acaba con un largo periodo de tramitación, que se inició en 2011

Vista general de Valladolid - Foto: J.T.

El nuevo PGOU de Valladolid superar su último trámite con la aprobación definitiva por parte de la Junta de Castilla y León. La notificación de la Orden del Consejero de Fomento por el que se aprueba definitivamente la Revisión del Plan General de Ordenación Urbana de Valladolid -conforme a la propuesta aprobada por el Consejo Consejo de Medio Ambiente, Urbanismo y Ordenación del Territorio de Castilla y León celebrado el pasado 20 de mayo-, de acuerdo con el acuerdo plenario del 4 de febrero de 2020, se conoció hoy. Si bien el acuerdo de aprobación deja en suspenso cuatro ámbitos del Ministerio de Defensa, y dos pequeñas áreas que se proponían de regeneración (los sectores SE (o) 02-01 y 10-02).

 

Este nuevo Plan sustituye al denominado 'Plan Yncenga', que se aprobó en 1984, y que tuvo después varias adaptaciones y modificaciones (fundamentalmente en 1996 y 2004). Éste último fue revisado de oficio en 2014, al haberse denunciado irregularidades en su tramitación. El nuevo PGOU también sustituye al Plan Especial del Casco Histórico (PECH) de 1997, como apuntan desde la Concejalía de Planeamiento Urbanístico y Vivienda.

 

Los trabajos de revisión del PGOU comenzaron en enero de 2011, pero el cambio de Gobierno en 2015 supuso un cambio "completo los objetivos y criterios para su desarrollo", explica el concejal de Planeamiento, Manuel Saravia. Entre ellos, destaca el edil la aprobación los de propiciar la regeneración y "mejora" de la ciudad construida, o el establecimiento de políticas municipales en materia de movilidad urbana, sostenibilidad y vivienda para favorecer la construcción de viviendas sometidas a algún régimen de protección. "El nuevo PGOU constituye un marco que posibilita y favorece el desarrollo de los proyectos estratégicos de la ciudad, actuales y futuros, entre los que se citan el parque agroalimentario o la integración de la red arterial ferroviaria. Se favorece igualmente la producción energética a partir de fuentes renovables. Y se revisa completamente su normativa, actualizándola y adaptándola al marco legal de aplicación, clarificándola, simplificándola, y sintetizándola. Se revisa también el catálogo existente, arqueológico y de bienes protegidos, estructurándolo ahora en tres categorías: arquitectónico, arqueológico y de patrimonio natural, actualizándolo, y garantizando su coherencia con el resto de las determinaciones de ordenación establecidas", detalla Saravia.

 

Con esta aprobarción finaliza un largo proceso administrativo. "Un nuevo PGOU muy esperado tanto por promotores y constructores, pero también por asociaciones vecinales y colegios profesionales. El lan se pretende para pensar la ciudad en su conjunto. Y contempla no solo muchos de los trazados de calles y ordenanzas de edificación y uso del suelo actualizadas, sino que distingue zonas, prevé infraestructuras y otros servicios, dimensiona el espacio y se esfuerza por una ordenación racional de la ciudad", explica. El edil también explica que más adelante se desarsrollarán planes de detalle como figura intermedia con los proyectos de edificación y urbanización. "Pero cuando se cumplen 50 años del primer Plan General que tuvo la ciudad (propio de la legislación urbanística moderna), el denominado Plan de Mesones (aprobado definitivamente por el Ministerio de la Vivienda en 1970), la ciudad cuenta desde hoy con un nuevo plan para enmarcar su actividad y construir su futuro", concluye.