La plantilla de Made acepta el ERE previo a la venta

Efe
-
Fábrica de Made en Medina del Campo.

Los empleados han decidido por mayoría, pero "con condiciones", aceptar la propuesta de Imedexsa para comprar la planta incluida en un concurso de acreedores

La empresa Industrias Mecánicas de Extremadura S.A. (Imedexsa) mantiene una negociación a varias bandas para intentar comprar la fábrica de la firma Made, ubicada en el municipio vallisoletano de Medina del Campo, aunque ha puesto como condición que los empleados acepten un ERE extintivo.
Los 106 trabajadores de Made están actualmente inmersos en un expediente de regulación de empleo temporal (ERTE) tras el anuncio de cierre que hizo la dirección de esta compañía dedicada a la fabricación de torres metálicas para el transporte de electricidad y en una asamblea celebrada esta mañana han aceptado la propuesta de Imedexsa.
En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, la consejera de Economía y Hacienda de Castilla y León, Pilar del Olmo, ha explicado que trata de una operación difícil y que "siempre es duro" para los trabajadores aceptar el despido, pero ha considerado que es "la única posibilidad para que esta empresa se haga cargo de Made".
Del Olmo ha señalado que hoy mismo la entidad financiera Abanca, como principal acreedor del concurso en que está Made, ha solicitado al juzgado una ampliación del plazo que expiraba mañana para la presentación de ofertas por las instalaciones, por lo que la consejera ha observado cierta "flexibilización" por parte del banco.
Fuentes sindicales han informado a EFE de que los empleados han decidido por mayoría, pero "con condiciones", aceptar la propuesta de Imedexsa para comprar la planta incluida en un concurso de acreedores.
Según UGT y CCCO, la propuesta de compra incluye la aceptación previa de un ERE extintivo pero también el compromiso de incorporar en la nueva plantilla, una vez que la factoría de Medina del Campo vuelva a estar operativa, a unos 75 de los 106 actuales trabajadores que conformarían "una bolsa de trabajo".
Además se llevarían a cabo 15 prejubilaciones y quedaría pendiente el futuro laboral de 11 empleados para otras posibles incorporaciones dependiendo de la marcha de la producción.
Los sindicatos han reconocido que la aprobación del ERE extintivo permitirá a la plantilla acudir al Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) y cobrar parte de los salarios de varios meses que les adeuda la empresa Isowat Made, propietaria de la planta de Medina del Campo.
Después de que los trabajadores hayan dicho sí a la propuesta de Imedexsa, la oferta tiene que ser aceptada por los acreedores de Made, el principal de ellos la entidad financiera Abanca, que ha hecho una tasación del valor de las instalaciones alta en comparación a la que se recoge en la propuesta del posible comprador.
Para los sindicatos, la propuesta de la compañía supone un avance para impedir el cierre de la factoría de Made, dedicada a la fabricación de herrajes y torres metálicas para el transporte de electricidad, pero la solución está a "meses vista"