Turquía recibe los primeros misiles prohibidos por la OTAN

EFE
-
Turquía recibe los primeros misiles prohibidos por la OTAN - Foto: TURKISH DEFENCE MINISTRY HANDOUT

El Ministerio de Defensa otomano anuncia que se ha efectuado la primera entrega del sistema ruso de defensa S-400. EEUU advierte que éste puede ser motivo de sanciones y que pone en jaque la integridad de la organización

El Ministerio de Defensa turco anunció hoy que se ha efectuado la primera entrega del sistema ruso de defensa S-400, que la OTAN considera que no debería ser usado por un miembro de la Alianza y cuyo uso EEUU ha amenazado que puede ser incluso motivo de sanciones.
"El primer lote del sistema de defensa de misiles S-400, que se ha adquirido para cubrir las necesidades de defensa aérea y de misiles en Turquía, comenzó a llegar a la Base Aérea de Mürted en Ankara a partir del 12 de julio de 2019", señaló Defensa en un comunicado.
El canal público TRT mostró imágenes de tres aeronaves aterrizando en la Base Aérea de Ankara, iniciando el despliegue del sistema de defensa ruso en Turquía.
Las autoridades rusas han confirmado también el envío de esos componentes.
"El Servicio Federal de Cooperación Técnico Militar confirma el inicio de los suministros del sistema S-400 a Turquía. Los suministros se llevarán a cabo en los plazos acordados", declaró a la agencia rusa Interfax la portavoz del Servicio Federal de Cooperación Técnico Militar, María Vorobiova.
Turquía firmó un contrato de suministro con Rusia en abril de 2017, aunque aún no ha anunciado cuándo terminará la instalación ni cuando estarán operativo.
La compra de los S-400 por parte de Ankara ha sido denunciada por Washington, que ha reaccionado amenazando con suspender la participación de Turquía en el programa de desarrollo de los cazas F-35 e incluso con la imposición de sanciones al país.
A Washington le preocupa que Turquía use los F-35 cerca del sistema antimisiles S-400, puesto que podría dar lugar a una transferencia de información y crear agujeros de seguridad en el sistema de la OTAN.
La Alianza Atlántica, de la que Turquía es miembro, también ha advertido de que los misiles antiaéreos rusos son incompatibles con el sistema de defensa de la Alianza.
Turquía insiste en que está en su derecho de adquirir el material necesario para garantizar su seguridad y que la compra del sistema ruso se decidió al fracasar el intento de adquirir los Patriot de EEUU y ante la urgencia de disponer de un sistema de defensa antiaérea.

Francia presenta sus nuevos submarinos nucleares

Francia ha presentado hoy el primero de los seis ejemplares de su nueva generación de submarinos nucleares de ataque (SNA), más discretos y polivalentes que sus predecesores y capaces de lanzar misiles de crucero naval contra objetivos terrestres a más de 1.000 kilómetros de distancia.
El estreno en sociedad de ese primer sumergible, bautizado Suffren, constituye la última etapa antes del inicio de la fase de pruebas, primero en la costa de Cherburgo, localidad del oeste del país donde se ha construido, después en Brest para que efectúe sus primeras inmersiones y finalmente en Tolón (sureste), su futura base.
Su entrega a la Marina Nacional francesa tendrá lugar en el año 2020.
El presidente de Francia, Emmanuel Macron, y la ministra de Defensa, Florence Parly, han participado en la inauguración de ese caza marino, que se enmarca en el programa Barracuda, destinado a sustituir de aquí a 2030 los seis submarinos de tipo Rubis actualmente en servicio y cuyo coste ha rondado los 9.100 millones de euros.
Su lanzamiento "hace entrar a nuestras fuerzas submarinas en una nueva era", recalcó el jefe de Estado en Cherburgo.
Los SNA deben su calificación de submarino nuclear al hecho de estar propulsados por un reactor nuclear compacto, pero no llevan misiles nucleares.
Las nuevas tecnologías han optimizado su velocidad y su capacidad de escucha con nuevas antenas de detección acústica. El periscopio de ejemplares anteriores ha sido sustituido además por un sistema de visión optrónica, más discreto y menos vulnerable.
El Suffren, dijo Macron, es fruto de "10 años de estudio y de desarrollo, 12 años de montaje, ocho millones de horas de trabajo, 10.000 personas implicadas, 400 oficios y competencias diferentes, 750.000 piezas montadas y 160 kilómetros de cable".
Una "proeza industrial y tecnológica" con la que, comparados con los submarinos de tipo Rubis, Francia pasa "de los 2CV a la Fórmula Uno", indicó en el diario Les Échos Vincent Martinot-Lagarde, director del programa Barracuda en el astillero Naval Group.
El Suffren, de 99 metros de largo y 8,8 de diámetro, tendrá una autonomía de hasta 70 días a 350 metros de profundidad, frente a los 45 de la generación anterior.
Y, por primera vez, ha sido concebido para poder acoger a una tripulación mixta, con hombres y mujeres, porque su mayor espacio permite habilitar zonas separadas.
Su misión, según precisa el Ministerio de Defensa, es principalmente proteger buques como el portaviones Charles de Gaulle, localizar submarinos enemigos y recabar información lo más cerca posible de costas enemigas.
Francia ha vendido ya 12 submarinos de tipo Barracuda a Australia, pero en una versión no nuclear, sino dotados con una propulsión diesel-eléctrica.