"Que nadie esté pendiente de los resultados"

N.A. (EFE)
-

El orensano, como buen gallego, no quiere lanzar las campanas al vuelo ante la trascendental cita deportiva, prefiere quedarse en un "optimismo realista"

"Que nadie esté pendiente de los resultados" - Foto: Javier Lizon

Mientras van llegando los últimos ‘rezagados’ de la delegación española a Tokio, el presidente del COE, Alejandro Blanco, asegura que «deporte por deporte, en todos hay chicos y chicas que pueden optar a medalla».

Tras el aplazamiento de un año de los Juegos de Tokio, ¿qué sensación ha experimentado en estos días?

El ayer ya está. Hemos vivido una situación complicadísima a nivel mundial que ha obligado a paralizar la vida en todos los países del mundo y ahora esto es como un renacer, como un amanecer. Pensar que vamos a reunir a los 10.600 mejores deportistas del mundo... Va a haber una competición extraordinaria, aunque sea sin público. La gente quiere ver deporte, quiere ver a sus ídolos, quiere vida y los Juegos representan más que nunca esa vida.

¿En algún momento temió que las Olimpiadas se cancelasen definitivamente? 

Nunca. Era la voz del optimismo en los momentos más duros. A través del presidente del COI sabía que celebrar los Juegos era su máximo objetivo, porque anularlos no solo tiene una gran repercusión para los deportistas, también para toda la sociedad. Es el mayor evento que puede organizar un país y renunciar a ello conllevaría muchas cosas negativas. Siempre he defendido que habría Juegos y gracias a Dios los vamos a tener.

¿Le emocionaron esas imágenes de los deportistas olímpicos confinados, entrenando en el pasillo de su casa o en un descampado?

A veces no sabemos analizar lo que vemos. Pero, en aquellos momentos tan duros, ver a los deportistas, a gente joven, no renunciar a sus sueños y cada uno con los medios que tenía, en algunos casos rudimentarios, ser capaces de entrenar, significa que los sueños no se pueden abandonar. Siempre puedes sacar algo para alimentarlos. Ese es el ejemplo que los deportistas han dado a la sociedad. Y acatar las normas duras, entrenar recluidos pero sacar lo mejor de ellos mismos. Esa es la mejor lectura sobre los maravillosos deportistas que tenemos en España.

¿Solo las cifras de clasificados del equipo español son una invitación al optimismo?

Llevamos 321 deportistas. Los cálculos más optimistas se movían entre 300 y 310. Y vamos con nueve equipos, lo que para mí es muy importante. Equipos con posibilidades de ganar. Por el número de clasificados y por a calidad de los que llevamos tenemos muchas posibilidades de optar a muchas medallas y diplomas.

Hay un grupo grande de estrellas consolidadas como Saúl Craviotto, Mireia Belmonte, Lydia Valentín que siguen estando en la élite. 

Estos y otros llegan a los Juegos en un gran momento de forma y con una historia de resultados importantes. Esto les da muchas teóricas posibilidades de obtener medalla. Ojalá la competición les dé lo que se merecen por su trabajo, por su calidad y por la posición que ocupan. En muchos deportes llevamos a los mejores del mundo. Soy realista pero también muy optimista y creo que las posibilidades de medalla nos permiten soñar a lo grande.

¿Confía en que mejoren los resultados en vela? 

España es una gran potencia en vela. No sacamos medallas en Río pero creo que en Tokio vamos a recuperar hasta las medallas de Río. Han clasificado a todos los barcos y va una expedición extraordinaria. 

¿Cuántas veces ha pensado en lo que hubieran sido los Juegos de 2020 en Madrid?

El día que Madrid perdió fue el peor de mi vida. La comisión de evaluación del COI nos había considerado la mejor candidatura. 



Las más vistas