El Gobierno vende España como destino turístico

Agencias-SPC
-

El Ejecutivo remarca ahora que el país «es seguro» después de que los profesionales cargasen contra el Fernando Simón por celebrar los vetos de otras naciones

El Gobierno vende España como destino turístico - Foto: CATI CLADERA

Hoteleros, agencias de viajes, patronales, consejeros autonómicos, alcaldes, partidos políticos... Muchos fueron los actores del sector turístico que ayer coincidieron en una cosa: sus críticas al responsable del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias, Fernando Simón. Molestaron, y de que manera, sus palabras celebrando los vetos a los viajes a España impuestos por países como Bélgica (que ha prohibido a sus ciudadanos viajar a Lérida y Huesca) o el Reino Unido (que obliga a guardar una cuarentena de 14 días a todos los británicos que regresen de la Península). Según el epidemiólogo, «estas decisiones nos ayudan y es un riesgo que nos quitan».
Una de las reacciones más duras llegó de la Mesa del Turismo, asociación que representa a los empresarios y profesionales más relevantes del sector, quien pidió la dimisión «inmediata» de Simón por «celebrar la ruina de un sector que supone más del 12,5 por ciento del PIB y el 13 por ciento del empleo del país». En este sentido, esta organización recordó que, de no tomarse medidas inmediatas, la paralización del turismo puede suponer la pérdida de más de 90.000 millones de euros a finales de septiembre; pudiéndose alcanzar hasta 120.000 millones de euros de pérdidas y la destrucción de cerca de 1,5 millones de empleos a final del año 2020. Una previsión, la de la pérdida de puestos de trabajo más optimista que la del Consejo Mundial de Viajes y Turismo, que enfatizó que la imposición de cuarentenas entre países europeos pueden significar la aniquilación de 2,3 millones de empleos en España.
«Nunca nos habíamos sentido más desamparados por una persona, que en sus intervenciones en nombre del Gobierno de España, avalase la sinrazón de unas decisiones externas que afectan al turismo. Es absolutamente inaceptable», apuntó, por su parte, la Alianza para la Excelencia Turística (Exceltur).
Ante un enfado de estas magnitud con uno de los sectores clave en la economía nacional, el Gobierno trató de apaciguar los ánimos en la primera ocasión que tuvo, la rueda de prensa después del Consejo de Ministros. Primero fue el titular de Sanidad, Salvador Illa, quien restó valor a las palabras de Simón, de quien aseguró que «hablaba como epidemiólogo» al celebrar los vetos, al tiempo que lanzó un mensaje de tranquilidad a los viajeros: «Si los turistas cumplen las medidas, no corren ningún riesgo».
En esta línea, la ministra portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, recordó que España no solo es un destino turístico incomparable en lo cultural, patrimonial o gastronómico, sino también por su seguridad, ya que se ha preparado y reforzado para hacer frente al coronavirus y a sus rebrotes.
«Insisto, España tiene su situación controlada. Es una nación segura según los criterios epidemiológicos», resaltó, por su parte, la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, durante un viaje oficial a Grecia.