Piden 5 años al conductor que causó la muerte de una mujer

D. V.
-

El juicio se celebra este viernes en el Juzgado de lo Penal 4 de Valladolid

Las acusaciones pública y particular solicitan penas de cuatro y cinco años de prisión, respectivamente, para un varón de 33 años, Carlos A.D.M, que será juzgado este viernes en Valladolid acusado de conducir bebido en agosto de 2017, impactar con un taxi, huir y minutos después colisionar con otro turismo, causando la muerte de su conductora. 
  El juicio por estos hechos será visto por el Juzgado de lo Penal número 4, donde las acusaciones pública y particular, amén de las citadas penas privativas de libertad, solicitan la privación del carné de conducir por espacio de seis y nueve años, respectivamente, y un conjunto de indemnizaciones para la pareja de hecho de la víctima, sus padres y su hermano que el fiscal eleva a más de 200.000 euros y que el letrado de los progenitores de la fallecida sitúan sólo para éstos en más de 110.000 euros. 
  Los acusadores imputan al conductor dos delitos contra la seguridad vial, uno de ellos por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas y otro por conducción temeraria, así como un delito de homicidio por imprudencia, mientras que la acusación particular aplica la agravante de reincidencia, ya que el acusado fue condenado por otro delito contra la seguridad vial en 2010, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas. 
  Los hechos se remontan a las 23.00 horas del 4 de agosto de 2017 cuando el investigado, Carlos A.D.M, al volante de un Opel Corsa y bajo los efectos del alcohol, perdió el control del turismo y colisionó con un taxi que se hallaba estacionado en la parada de El Corte Inglés, en el Paseo de Zorrilla, al que causó distintos desperfectos. 
  El taxista se apeó del vehículo y al apreciar que el acusado se hallaba bebido, llamó a la policía, momento en el que Carlos A.D.M. se introdujo de nuevo en su coche y huyó del lugar derrapando a toda velocidad, fuga en cuyo transcurso obligó a los peatones a saltar a la acera para no ser atropellados. 
  La huida le condujo hasta la Avenida de Salamanca, que cruzó saltándose un semáforo en rojo, y continuó por distintas calles haciendo igualmente caso omiso de otras sañalizaciones luminosas verticales que le prohibían el paso, hasta que en la calle Manuel Silvela impactó violentamente con un turismo Peugeot 407 que había iniciado la marcha al ponerse su semáforo en verde. Su conductora y propietaria, Sonia H.C, de 30 años, quedó gravemente herida y falleció cuatro días después a causa del alcance de las lesiones. 
  En las posteriores pruebas de detección alcohólica en sangre, el acusado arrojó un resultado de 2,47, similar a 1,23 miligramos por litro de aire espirado.