Los intereses del soterramiento superaron los 131 millones

D.V.
-
Los intereses del soterramiento superaron los 131 millones

El Tribunal de Cuentas cifra en 131 millones los gastos del préstamo del soterramiento. Estima que cuando se decidió no hacer soterramiento en Valladolid quedaban por ejecutar 833 millones de los 1.387,87 millones en que se cifraba el coste

El anteproyecto del informe de fiscalización del Tribunal de Cuentas sobre las sociedades públicas de integración del ferrocarril señala que, a finales de 2016, de los 1.387 millones de euros que en dicha fecha se estimaba que habría costado el proyecto de soterramiento completo, quedaban pendientes de ejecución 833,12 millones, lo que representaba un 60% del total programado.
Sin embargo, este documento, al que ha tenido acceso Europa Press, indica posteriormente que de las tres alternativas que se contemplaron hace dos años para garantizar la viabilidad de Valladolid Alta Velocidad, mantener el Plan Rogers con soterramiento completo de unos 5 kilómetros de largo habría tenido un coste estimado de 995 millones de euros frente a los 460,97 de la «integración permeable» por la que finalmente se optó.
El documento evalúa las cuentas de estas sociedades a 31 de diciembre de 2016, pero contempla también en el caso de la SVAV los acuerdos que se tomaron en 2017 para firmar un nuevo convenio y para afrontar el pago de la deuda que tenía, 360 millones de euros. El informe explica que a 31 de diciembre de 2016, de los 1.387 millones que se estimaba que habría supuesto el proyecto, quedaban por afrontar 833 millones de inversión, lo que correspondía a las actuaciones del tramo del soterramiento urbano, la Fase 2 del Complejo ferroviario y la nueva estación de viajeros.
En cuanto a la deuda de la SVAV, que en enero de 2016 alcanzó su importe máximo con 400 millones, el informe estima que los costes financieros han ascendido 131,4 millones de euros. El documento relata también cómo se afrontó la situación de endeudamiento hace ahora tres años, con una primera aportación de Fomento el 4 de abril de 2016 por un total de 62,5 millones de euros con lo que se logró aplazar el pago de los intereses y se acordó la novación, siempre y cuando antes del 30 de septiembre de este año no estuvieran ratificadas las cartas de conformidad por todos los socios.
Ante la imposibilidad de cumplir con esas condiciones ya que el Ayuntamiento declaró nula de pleno derecho su ‘comfort letter’ y estar ya vencidos 71,9 millones de euros de deuda (62,2 millones del Ayuntamiento y 9,7 de intereses), se convocó la Junta General Ordinaria en febrero de 2017.