La fase 1 aplana todas las curvas

A. G. Mozo
-

Los hospitalizados caen a mínimos, mientras que el ritmo de muertes y contagios de las dos últimas semanas se ralentiza al máximo, pese a que Atención Primaria aún vigila a 4.000 pacientes. Parquesol es el centro de salud con peores datos

Equipo de 'rastreadores' del virus en un centro de salud de Valladolid. - Foto: J. Tajes

Las dudas que planeaban en la Consejería de Sanidad hace tres semanas sobre el avance de Valladolid (y el grueso de Castilla y León) a la fase 1 se han disipado a medida que los días pasaban y la realidad de los datos venía a confirmar el cada vez más ansiado aplanamiento de las curvas. De todas, las de positivos por coronavirus, la de ingresados, la de hospitalizados en UCI, la de fallecidos por covid-19, la de casos bajo seguimiento de los centros de salud...
Estas dos semanas en fase 1 han demostrado que, salvo rebrotes como el detectado en 13 personas de la residencia Ballesol –y todos asintomáticos o con cuadros muy leves–, Valladolid transita con paso firme hacia un desconfinamiento seguro. El lunes 8 se pasa a la fase 2 y la ciudadanía se prepara ya para un nuevo grupo de avances como la ampliación de las reuniones de personas, la apertura de las zonas interiores de bares y restaurantes, y de centros comerciales.
Pequeños avances en pos de esa ‘nueva normalidad’ que llegará en un mes a Valladolid. Si no cambia nada, serán dos semanas en fase 2 (hasta el domingo 21 de junio), y el lunes 22 se iniciaría una fase 3 que desembocaría el lunes 6 de julio en la ‘nueva normalidad’.
La fase 1 aplana todas las curvasLa fase 1 aplana todas las curvasPor ahora, la ‘desescalada’ ha ido asentando unas estadísticas que apuntan al optimismo, pese a que no se consiga detener la sangría de fallecidos. El goteo de decesos por culpa del coronavirus continúa y apenas se ha dado media docena de jornadas sin muertos por covid en los hospitales, en donde (al cierre de esta edición) se acumulaban 381; 571 en términos absolutos desde el inicio de la pandemia a mediados de marzo.
La curva de decesos se aplana, pese a todo. Incluso cae al cero en esa media docena de días durante estas dos semanas en fase 1 en las que se ha registrado una subida del 2,7% en las muertes por covid de los hospitales, por el 8,8% que aún subían en las dos semanas previas al avance a la fase 1 y por el 23% de incremento en las dos anteriores, cuando se inició, con los paseos infantiles y el deporte, el proceso de ‘desescalada’.
El incremento es muy similar al que Sanidad contabiliza durante las dos últimas semanas en el caso de los nuevos positivos: 2,95%. En las dos semanas anteriores a aquel salto a la fase 1, la subida de los contagios mantenía aún un ritmo cercano al diez por ciento (9,7%), que rondaba el veinte (19,7%) si se lo compara con lo que se registraba justo en las dos semanas previas.
De este modo, sumando todas las pruebas PCR (las de exudados nasofaríngeos que certifican si se está pasando el virus justo en el momento de su realización) y los test de sangre (los de anticuerpos IgG e IgM, que desvelan si ya se ha pasado o se está pasando en ese instante), la provincia de Valladolid supera ya los 4.600 casos (4.630 al cierre de esta edición), 4.340 de ellos con PCR positiva.
Cifras que dibujan una absoluta estabilización, un curva plana en la que están los once nuevos positivos que se han notificado desde que el pasado 27 de mayo el Ministerio de Sanidad volviese a modificar los criterios exigidos para definir un nuevo caso; se obligaba a todas las comunidades autónomas a que se discerniese entre lo que eran en realidad nuevos pacientes y las pruebas que se hacían diariamente  y que podían corresponderse con un mismo enfermo al que se le iba repitiendo la PCR en busca de un negativo que le valiese para ser un alta más en  la lista.

ONCE MIL RECUPERADOS

Las estadísticas que hace públicas la Junta cada día solo recogen altas hospitalarias, aunque también hay un registro relativo a los casos que pasan por Atención Primaria y los que continúan o no activos. Si se suman ambos, se podría hablar de que hay más de 11.000 recuperados en Valladolid, 9.357 tras pasar solo por los centros de salud y 1.710 tras hacerlo por los tres hospitales.
Lo que sí concreta al detalle la Consejería de Sanidad es la cifra de pacientes ingresados en el Clínico, el Río Hortega y el Hospital Comarcal de Medina del Campo: 25, 19 y un ingresado (respectivamente), para un total de 43 hospitalizados, que son un 41% menos de los que se contabilizaban antes del paso a la fase 1. La situación en las plantas de los tres centros está ya igual que al inicio de la pandemia, aunque todavía sigue un goteo mínimo de nuevos pacientes con covid. Pero la famosa curva, casi la que más preocupaba por el evidente riesgo de colapso, está aplanada.

EN MÍNIMOS

En el inicio de esta crisis, cuando se empezaba ya a conocer la situación hospitalaria, allá por el 18 de marzo, el Clínico comunicaba 20 casos en planta, 16 el Río Hortega y dos el Comarcal. En lo peor de esta pandemia, el HCUV llegó a sumar 258 pacientes covid en planta (6 de abril), por los 240 del HURH (a 31 de marzo) y los 38 del hospital de Medina (a fecha 5 de abril).
En las áreas UCI el panorama es similar. Ya no se necesitan ocupar espacios como las REA o las URPA, pero Clínico y Río Hortega no han conseguido aún liberalizar estas zonas de enfermos con coronavirus y necesidad de cuidados críticos. Los doce actuales (siete en el HURH y cinco en el HCUV) son un 33% menos que los 18 que había justo antes del anterior avance de fase, un 47% menos que dos semanas antes de aquello y un 46% menos que quince días antes, allá por la penúltima semana de abril, cuando todavía había 63 pacientes en UCI en Valladolid. En todo caso, nada que ver con los 103 que llegaron a acumularse en los primeros días de abril. Hoy esta curva también se ha aplanado definitivamente, pese al aumento de la movilidad y de las actividades permitidas, medidas que llegaron con la fase 1.

ATENCIÓN PRIMARIA

El pico de pacientes bajo seguimiento en los centros de salud se registró un par de semanas más tarde, cuando los hospitales empezaban a ver algo de luz. Fue el 23 de abril y entonces los servicios de Atención Primaria de Valladolid acumularon hasta 8.202 casos activos para, a partir de ahí, ya empezar a aplanar esa curva de un modo progresivo, constante y, en apariencia, definitivo. Ahora son cuatro mil los casos activos, un 21,8% menos que justo hace dos semanas. Desde entonces, este registro se reduce cada día en unos ochenta pacientes, lo que desvela que la parte más dura del trabajo sanitario se sitúa ahora en esos centros de salud, no solo para el control de esos pacientes con una sintomatología compatible con el coronavirus, sino para la vigilancia (a través de los nuevos equipos de rastreadores) de los entornos de los nuevos casos que vayan surgiendo en cada zona de salud.
En este sentido, los datos que va recabando la Consejería apuntan a que la situación está controlada en el grueso de áreas, si bien aún hay algún centro con cifras algo por encima de la media y de la que es la situación optima, por debajo de cinco positivos por cada diez mil habitantes durante los últimos 14 días. En la capital son Parquesol (27 positivos con una tasa de 9,40) y La Magdalena (cinco y una media de 5,42 casos por 10.000 personas) y en la provincia, los de Villafrechós (dos positivos y una tasa de 9,26) y Mota del Marqués(uno y 5,32), a pesar de que fueron dos de las seis primeras zonas básicas de salud en avanzar a la fase 1.
En los últimos 14 días también ha habido pruebas PCR positivas en Pisuerga y La Victoria (7), San Pablo (5), La Pilarica y Covaresa (4), Tórtola, Circunvalación, Circular, Gamazo, Rondilla I y Tudela (3), Laguna y Cigales (2), y Huerta del Rey, Delicias II, Plaza del Ejército, Canterac, Peñafiel, Íscar, Olmedo y Valladolid Rural I (con 1).