La acera más señorial

R.Gris
-

Una licenciada en Derecho que está enamorada del verdejo

La acera más señorial - Foto: Jonathan Tajes

Nacida en 1978, estudió en el Colegio del Lourdes y cursó sus estudios de Derecho en la Facultad de Valladolid. Continuó su formación para la gestión y la dirección de empresas y actualmente dirige el negocio familiar en Serrada y está al frente de la Denominación de Origen Rueda. 

1.Iglesia de San Pablo. «Me parece una maravilla de iglesia». Destaca su poder de atracción para cualquier turista que llega a la ciudad y también señala que los propios vallisoletanos tienen la oportunidad de disfrutar de su fachada y manifiesta que para su familia tiene un significado especial, ya que los monjes dominicos que residían en la iglesia se suministraban de vino de su negocio familiar en la localidad de Serrada. «Siempre ha sido especial para mí y además tiene esa vinculación histórica con nuestra familia». 
2.Pasaje Gutiérrez. Este espacio le recuerda a aquellas construcciones milanesas relacionadas con el comercio de interior que destacan por su belleza. «Me recuerda a esas tiendas de Milán que tienen tanta belleza». Aprovecha la belleza de este espacio para salir a disfrutar de un rato agradable en cualquiera de los establecimientos hosteleros que están ubicados en el pasaje. Destaca el buen ambiente que se respira en todo el pasaje, especialmente durante los meses de invierno cuando el pasaje se convierte en una especie de ‘cobijo’ para disfrutar entre amigos.
3.Academia de Caballería. Una de las mejores vistas de toda la ciudad. El emblemático edificio representa uno de los puntos de encuentro principales de la ciudad y la presidenta de la DO Rueda destaca la gran belleza que resalta desde la fuente iluminada de la plaza de Zorrilla, especialmente por la noche. La imagen es espectacular. Es una de las imágenes que más se puede encontrar en todas las postales turísticas de Valladolid. 
4.Teatro Calderón. Considera que los vallisoletanos se tienen que sentir afortunados por el hecho de que la ciudad tenga un inmueble de las características del teatro. Lo frecuenta tanto como le es posible  debido a la elevado nivel de las obras que se representan y la música que suena en el escenario. «Intento ir siempre a alguna representación cuando llegan las fiestas de Valladolid y también cuando tiene lugar algún concierto. Eso sí, reconoce que acude menos de lo que realmente le gustaría cuando llega la Semana Internacional de Cine. 
5.Colegio Lourdes. El lugar donde estudió y donde se formó en sus primeros años como estudiante. «Aquí he pasado mi infancia y mi adolescencia». Afirma que este centro le ha dejado una huella «para toda la vida» porque es donde comenzó a formarse como persona y es uno de los lugares de la ciudad de donde mantiene mayor número de recuerdos. Ahora, rememora todo lo que vivió cuando acude al centro a recoger a sus sobrinos, que cursan allí sus estudios. «Te das cuenta que aunque ha cambiado sigue manteniendo la esencia». 
6.Plaza de la Universidad.  Afirma que se trata de un edificio «precioso». Cursó la carrera de Derecho y manifiesta que le encanta todo el entorno del edificio, así como su fachada. Resalta las cafeterías de la calle Librería y apunta que los estudiantes y las terrazas de la zona ofrecen una imagen de buen ambiente a esta parte céntrica de la ciudad. Comenta entre risas que contó las figuras de los leones de la plaza de la Universidad en contra del mito que relata que aquellos estudiantes que lo hacen no acabaran su carrera. «Yo acabé», sonríe. «Superé el maleficio a pesar de que entonces era el plan viejo y eran cinco años de carrera y se hacía un poco pesado». 
7.El Campo Grande. Se siente afortunada por el hecho de residir en Valladolid cerca del pulmón verde del centro de la ciudad. Afirma que ha paseado mucho por este espacio verde debido a dos operaciones de rodilla que ha sufrido. «He pasado mucho tiempo porque la rehabilitación consistía en caminar y conozco todos los espacios». «Es una suerte tenerlo tan cerca». A pesar de los múltiples espacios de gran belleza que ‘esconde’ el parque, prefiere el paseo central comenzando por Filipinos y terminando en la plaza de Zorrilla.   
8.Museo de Escultura. Cofrade y amante de la escultura en madera policromada, resulta que se trata de un espacio de singular belleza, donde están guardadas algunas de las piezas más bonitas de la Semana Santa española. «Soy cofrade la Cruz Desnuda. Nuestro paso es mucho más austero, pero soy una gran aficionada». 
9.Zona de bares de las plazas Mayor y Martí y Monsó. Frecuenta los bares de estas zonas porque considera que cuenta con auténticas delicias gastronómicas y cuidan de una forma especial los vinos. 
10.Acera de Recoletos. Destaca el hecho del ambiente señorial de los edificios que pueden ver todos los visitantes que llegan en tren a la ciudad. «Es una buena representación de la ciudad. Los viajeros están en el centro en 10 o 15 minutos por la calle más señorial de la ciudad».