Putin alerta del riesgo de una guerra nuclear

SPC
-
Putin alerta del riesgo de una guerra nuclear - Foto: MAXIM SHEMETOV

El inquilino del Kremlin lamenta que Occidente infravalore el peligro de que Washington salga del pacto atómico y asegura que Moscú no dudará en responder a cualquier agresión

 

El mundo puede estar a punto de vivir una guerra nuclear y Occidente no está teniendo en cuenta esta posibilidad. Así lo avisó ayer el presidente ruso, Vladimir Putin, quien alertó del peligro de infravalorar este riesgo y, además, acusó directamente a Estados Unidos de estar incrementando este peligro por dar la espalda a los tratados de desarme.
«Lamentablemente, existe una tendencia a minusvalorar» el peligro de una guerra nuclear, aseveró en una multitudinaria rueda de prensa, en la que hizo balance de un 2018 en el que fue reelegido por un último mandato de seis años.
Un apocalíptico Putin, que lleva meses advirtiendo con una nueva carrera armamentística similar a la que puso al planeta al borde de la tercera guerra mundial durante la Guerra Fría, denunció «la tendencia a reducir el umbral» para el empleo de armas atómicas, lo que «puede conducir a una catástrofe nuclear global». «Si, Dios no lo quiera, ocurre algo parecido, puede conducir a la muerte de toda la civilización e incluso del planeta», afirmó.
Putin no dudó en culpar a EEUU de la situación, primero por desarrollar unilateralmente escudos antimisiles, después por anunciar los planes de abandonar el primer tratado de desarme nuclear de la Guerra Fría y, finalmente, por negarse a negociar la renovación del pacto.
«Es muy difícil imaginar cómo se va desarrollar la situación. ¿Y qué vamos a hacer nosotros si aparecen esos misiles en Europa? Por supuesto, tendremos que garantizar nuestra seguridad», subrayó.
siria. También puso en duda el anuncio de su homólogo estadounidense, Donald Trump, sobre la retirada de las tropas de Siria, cuya presencia tachó de «ilegítima», más aún cuando todo apunta al inicio del proceso para un arreglo político de la guerra en el país árabe. «No sé lo que es eso. EEUU está presente en Afganistán. ¿Por cuánto tiempo? Diecisiete años. Y casi cada año dicen que sacarán sus tropas. Por el momento, siguen allí», comentó.
También se mantuvo firme con respecto a la suerte de los 24 marineros ucranianos apresados por guardacostas rusos el pasado 25 de noviembre en el mar Negro.
Las autoridades ucranianas «los enviaron con la idea de que alguno de ellos muriera. Gracias al cielo, eso no ocurrió. Hay una investigación en marcha. Después del proceso penal sabremos qué hacer con ellos», apuntó. También indicó que las relaciones con Kiev no mejorarán mientras haya «en los corredores del poder rusófobos que no comprenden los intereses de sus propias gentes».
En cuanto a los dos acontecimientos del año, no dudó en mencionar las presidenciales de marzo, que ganó de manera aplastante, y la Copa Mundial de fútbol, un evento «importante para el país y para todo el mundo».