Justicia crea un 'macrojuzgado' de cláusulas suelo

A.G.Mozo
-
Juzgado de Primera Instancia 4 de Valladolid. - Foto: J.TAJES

Ministerio y CGPJ envían dos jueces y cuatro funcionarios de refuerzo a Primera Instancia 4, que pasará a contar con 17 trabajadores, dos secretarias judiciales y hasta cuatro magistrados

El Ministerio de Justicia y el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) se han propuesto finiquitar este año el grueso del atasco generado en Valladolid por la avalancha de demandas por abusos bancarios, sobre todo, por la ilegalidad de las cláusulas suelo. Tras 19 meses de trabajo en precario en el juzgado que se declaró especializado en la materia y con varios parches para tratar de ir asumiendo los entre 300 y 600 casos que llegaban cada mes, la judicatura vallisoletana al fin ha conseguido una respuesta lo más acorde posible al problema creado, según dicen, por la propia decisión de especializar un único juzgado: Primera Instancia 4. Así, tal como ha podido saber El Día de Valladolid, Ministerio y CGPJ lo convertirán a lo largo de las próximas semanas en una especie de ‘macrojuzgado’ compuesto por cuatro jueces, dos secretarias judiciales (letradas de la administración de Justicia) y hasta 17 funcionarios.
La medida tiene como objetivo reducir de manera exponencial los cuatro mil asuntos pendientes de resolver que se estima que hay en este momento y que hace que los señalamientos de las vistas se estén produciendo ya para el próximo mes de junio. Con el incremento de personal aprobado por sendas partes, se espera que el atasco se pueda reducir al mínimo durante el año que se cree que estará vigente la medida, aunque, oficialmente, cada uno de los refuerzos llega solo por seis meses.
MÁS PERSONAL. Pero no todos los miembros de este ‘macrojuzgado’ cuentan con una jornada completa, sino que los seis (cinco funcionarios y una letrada de la administración) que vienen ya trabajando para las cláusulas suelo desde 2017 con una prolongación de jornada seguirán por el momento así, dedicándole cinco horas semanales a Primera Instancia 4. Pese a ello, el refuerzo aprobado ahora, compuesto por dos jueces y cuatro funcionarios, prácticamente lo convierte en dos juzgados. Aunque aún haría falta más personal, tal como explica el propio juez decano de Valladolid, Emilio Vega, quien recuerda que «el juez es el que pone las sentencias, pero para llegar a ese punto hacen falta más funcionarios. No sirve de nada poner más jueces si no hay funcionarios que se encarguen de la tramitación».
En la misma línea, Raúl Franco, delegado de CCOO en los Juzgados, habla de «improvisación», a pesar de la consecución de esos cuatro funcionarios a tiempo completo que empezarán durante las próximas semanas. «Se pidieron para apoyar la llegada del tercer juez, pero por el camino resulta que han nombrado a un cuarto juez», apostilla.
Así, Primera Instancia 4 tiene los ocho funcionarios, la letrada y su magistrado titular. A ello se suma la juez que llegó en su día al bis y que se colapsó en sus siete meses de exclusividad, quien trabajó con cinco funcionarios y una letrada en prolongación de jornada (de cinco horas a la semana). El pasado día 2 empezó su labor un tercer juez, que llevaba ocho meses en el cajón de las promesas incumplidas, mientras que el próximo viernes día 11 está prevista la llegada del cuarto juez, faltando solo la incorporación de cuatro funcionarios (un agente de auxilio judicial, un gestor y dos del cuerpo de tramitadores) para que el ‘macrojuzgado’ de cláusulas suelo comience a rebajar su atasco.