Sabores del mundo

M.B
-
Sabores del mundo

Valladolid es capital de muchas cosas, pero si por algo destaca es por su gastronomía. 'El Día de Valladolid' le invita a hacer un recorrido por sus restaurantes internacionales, por platos típicos de otros países

Le apetece una musaka griega? ¿O prefiere un ceviche peruano? ¿Es más de sopa ramen de Taiwán o de arroz basmati de la India? ¿Le gusta el bacalao a la portuguesa o el dürüm turco? ¿Ha probado la cajita cubana, la carne brasileña o las arepas venezolanas? ¿Y qué me dice de un buen codillo alemán o de un galette francés o de un taco mexicano o del sushi japonés? Quizá se descante por una entraña argentina, una pizza italiana o una bandeja paisa colombiana.
 Valladolid es la capital de la gastronomía en muchos aspectos, ciudad donde la tapa se puede decir que es la reina y donde el lechazo bien regado con vino se lleva la mayor de las alabanzas. Pero cada vez está más a la mano la posibilidad de probar otros sabores a la vuelta de la esquina. Sabores del mundo. Más clásicos, como el italiano o el portugués. Más numerosos, como el chino, el mexicano o el turco. Exóticos, como el cubano el japonés. Valladolid cuenta con una amplia oferta. No es Madrid, es verdad. Aún le falta crecer en esto también, pero uno se puede perder saboreando productos de países a los que no ha visitado o a los que ha visitado y quiere recordar.
Pasen y vean.
Quizá la mayor oferta sea la italiana, por la cercanía y la semejanza en los platos. Valladolid cuenta con numerosos restaurantes dedicados a esta gastronomía mediterránea. Uno de ellos es La Mafia se siente a la mesa, abierto desde noviembre de 2015. «Decidimos abrir un restaurante con este tipo de comida en pleno centro de la ciudad de Valladolid para ofrecer una opción culinaria que ni siquiera Michael Corleone se atrevería a descartar», señalan desde este establecimiento, donde las pizzas, la pasta con salsa a elegir y el risotto son los platos estrellas. Abre todos los días.
Por cercanía geográfica también hay que hablar de Portugal y Francia. 
La Portuguesa lleva 6 años en la calle Estación. «Tenemos 64 recetas diferentes de bacalao, aunque solo hacemos 2 al día», señala su duela, Hortensia, natural de Lisboa y alma máter de este «gastro-bar», como ella misma lo define. Abre de lunes a sábados y además del bacalao destaca sus mejillones y pulpo a la brasa; y su ensalada templada de zamburiñas. 
Le Dolmen ofrece desde hace 23 años (cierre domingo y lunes) en su local del paseo del Cauce, 52, gastronomía francesa (normanda y bretona sobre todo). Didier, su cocinero, y Pilar acuden al país galo a por productos como sidras, mostazas... sus galettes, sus croquetas de camembert y la carne a la piedra son sus principales platos, así como sus 40 postres.
El restaurante Ángela es un clásico con su fusión castellano-alemana. «Empezamos con la comida alemana en 1983 por nuestro hermano mayor, Ángel, que era importador de cervezas», señala Juanjo que, junto a Jesús Alejos, ofertan codillo, salchichas, chucrut y ensaladas alemanas todos los días menos el lunes, que cierran.
De Europa también nos podemos encontrar desde hace dos años la gastronomía griega en el Pita Gr, en Bajada de la Libertad, 3. «La musaka o las pitas quizá sean lo más destacado», señala Alicia, que regenta este local junto a David, con más de 11 años en cocina al estilo griego. Cierran ahora por vacaciones, pero volverán el 25 de julio.
Muy cerca de Grecia se encuentra Turquía, cuyos sabores tienen un espacio en Capadocia, en Paseo de Zorrilla, 153, regentado por Uur (conocido como Hugo) desde hace 15 años (10 en Vallsur y 5 en su actual ubicación). Ahora mismo es el restaurante más veterano de su país y en su carta no falta el dürüm gratinado y el iskender. 
Del país asiático nos encontramos en Valladolid comida china, japonesa e india. Del primero con múltiples opciones, aunque en Formosa se mezcla con la de Taiwán, de donde son Chen y su mujer, Rosa. Llevan 38 años abiertos (todos los días) en la calle San Felipe, 3; destacando el ramen de Taiwán. Desde la isla japonesa llegan productos al Nippón, primer restaurante de comida nipona abierto en Valladolid (hace 8 años). El sushi es el rey de la mesa, aunque últimamente trabajan con carnes exóticas, como cebra y cocodrilo. Y desde la India, Raj Rani oferta comida de su país en Namasté, que abrió hace 6 meses en Panaderos, 2. Su cocinero acumula más de 20 años de experiencia, destacando el pollo Tikka Masala y el arroz Basmati. Cierra el mes de julio para volver en agosto.
De Asia viajamos a América. Y desde allí cada vez nos agasajan más los paladares. El clásico, el mexicano, con varios locales en Valladolid. Uno de ellos es el Totoj Naj, en calle Santa María, 19; desde donde Eduardo, de Ciudad de México, acerca la comida tradicional de su país, destacando la chochinita pibil. «Había un hueco de mercado y por eso abrimos», señala. 
Si es aficionado a la comida venezolana su sitio es el Naguara, abierto todos los días en la calle Núñez de Arce, 6, desde hace 3 años. Arepas, tequeños... ofrece gastronomía latina, con mucha incidencia venezolana. Wendy y Ramón son de El Salvador y Venezuela, y se nota en sus platos. 
Si le gusta más la peruana también tiene su local, con el Zaruka, en calle Muro, 23. Walter vivía en Peñafiel y vio que en Valladolid no había restaurantes de su país y se lanzó a la aventura hace dos años. «Mi mujer sabe de gastronomía peruana y como vimos que estaba en auge...», señala. Aquí se encuentran todos los días platos criollos, ceviche, anticuchos...
Las papas rellenas, los tamales y desde la próxima semana, la cajita cubana (la original de las fiestas con arroz con frijoles, relleno de enchilada de camarones, ensalada mixta de aguacate) están en La Bodeguita de Mario, en calle estación desde hace 2 años. «Somos un laboratorio social», bromea el propio Mario mientras añade a los platos el arroz congrí.
De Brasil también hay opción, la del Brasa y Leña, franquiciado que se encuentra en el centro comercial Río Shopping, tipo rodizio, con carne a la brasa de ternera, cerdo y pollo, con guarniciones.
Mientras que ‘La Buena Argentina. Parrilla Urbana’ ofrece todos los días, también en Arroyo, lo mejor de la gastronomía del país de América del Sur, con el bonaerense Rodrigo al frente: «La entrada de ternera a la brasa o las empanadillas criollas no pueden faltar en la mesa».
Desde hace dos meses, la gastronomía colombiana y ecuatoriana también se une a la gran carta de restaurantes desde ‘Mi Tiierra’, en Doce de Octubre, 18. «Yo soy colombiana y Cristian, de Ecuador, con lo que nos decidimos a abrir este local porque no había opciones en Valladolid», señala Yaneris. La bandeja paisa, con una combinación de productos colombianos; el encebollado, el chaulafán, la mojarra frita o el sancocho son sus platos estrellas.
¿Tienen hambre? ¿Se les ha abierto el apetito?