La reválida de Pedro Sánchez

M.R.Y (SPC)
-

La reválida de Pedro Sánchez - Foto: SERGIO PEREZ

Diez meses parecen haber sido suficientes para que Pedro Sánchez haya convencido a una amplia mayoría de los españoles. Su gestión al frente del Gobierno desde la moción de censura a Mariano Rajoy del pasado junio sumó buena parte del respaldo parlamentario y ayer el PSOE recabó el apoyo de los votantes.
El Partido Socialista remontó ayer el suelo histórico en unas generales, el de junio de 2016, cuando apenas firmó 84 diputados, y ganó sus primeras elecciones desde 2008, cuando José Luis Rodríguez Zapatero lideraba la candidatura a la Presidencia.
Sánchez hizo bueno el dicho de a la tercera va la vencida. Lo intentó en las elecciones de diciembre de 2015 y registró 90 escaños, 20 menos de los que tenía hasta entonces su bancada. A pesar de ello, intentó liderar un Gobierno de coalición, tanto con Ciudadanos como con Podemos. Pero fracasó en la sesión de investidura. También se presentó en las generales de junio de 2016, cuando el PSOE cayó a su mínimo. Y menos de cuatro meses después, fue apartado de la dirección del partido.
Volvió el socialista a liderar la formación y no lo hizo desde la mesura, sino que decidió atacar con todo el equipo y promover una moción de censura contra el presidente del Gobierno, el hombre con el que ya había competido en dos ocasiones y en ambas había caído. Dos años después del gran fracaso socialista en las urnas, llegó el primer éxito para Sánchez: la formación de un Ejecutivo. Eso sí, un Gabinete cuanto menos complicado, con menos de un tercio de los parlamentarios.
Tuvo que adelantar las elecciones ante esa falta de respaldos. Sin embargo, la complicada labor de este mandato parece haber tenidos sus frutos y así ha salido reflejado en las urnas.