Tres puntos muy trabajados en la pista de Jujol

D.V.
-
Tres puntos muy trabajados en la pista de Jujol

El CPLV sumó el triunfo en una complicada pista (5-6) para seguir líder y como el único invito en la Liga Elite. Los vallisoletanos supieron sufrir

El CPLV demostró en la mañana del domingo en San Joan Despí que también sabe ganar en escenarios complicados. En una pista más pequeña de lo habitual y en un partido con muchas expulsiones, logró ante Jujol su 13ª victoria consecutiva en la Liga Elite para seguir al frente de la misma con seis puntos de renta respecto al segundo clasificado, Rubí. Los dirigidos por Ángel Ruiz se fajaron hasta el último minuto, momento en el que el rival jugó con portero jugador. Aun así, las mejores ocasiones fueron del bando visitante con un penalti errado en ese último minuto y un par de acciones que acabaron en el poste. Con todos los puntos viajaron para Valladolid.
El encuentro se presuponía complicado por el rival y por la pista, y porque el equipo vallisoletano viajó con una baja de última hora, la de uno de los capitanes, Adel Saber. A pesar de ello, como suele ser habitual, el CPLV trató de dominar, de controlar la pastilla y de buscar el gol a base de tener la posesión. Se adelantó en el marcador a los 9 minutos gracias a Kyle Novak. La ventaja duró cinco minutos. Los que tardó el pichichi de los catalanes, Josep Tomas, en batir a Jerry Kaukinen. Pero Andrés Baños y Marcos Pérez pusieron tierra de por medio en apenas 60 segundos. El 1-3 estaba servido.
Pero este encuentro no iba a ser fácil. Jujol se juega estar entre los cuatro mejores de la Liga y en su pista es un rival de cuidado. Así en la recta final de esa primera parte, y tras dos expulsiones del cuadro pucelano, llegaron el 2-3 de Alejandro Castillo y el empate, de nuevo de Josep Tomas. Con tablas se alcanzó el descanso.
La segunda parte volvió a repetir acciones, con muchas expulsiones y goles, algo poco habitual en la portería de Kaukinen. Mario Díez puso en franquicia al CPLV nada más salir de vestuarios pero Alejandro Castillo restableció el empate tres minutos después. Olmo Ercilla volvió a marcar en una superioridad y Eloi Sin logró otra igualada con uno más. El encuentro estaba sobre el alambre y apareció Marcos Pérez para hacer el definitivo 5-6 a cinco minutos para el final. Un final intenso, emocionante y con mucho que contar. Una expulsión por bando, un penalti -que bien podía haber sido gol sin necesidad de lanzarlo- que no acertó a transformar Mario Díez y un palo hicieron que se llegase al final con ese 5-6 y tres puntos más para un conjunto que se mantiene en la primera plaza con pleno de victorias en las 13 jornadas de competición liguera.