Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

Corbyn denuncia que Johnson quiere aduanas en el Mar de Irlanda

EFE
-
Corbyn denuncia que Johnson quiere aduanas en el Mar de Irla - Foto: NEIL HALL

El laborista asegura poseer un informe en el que se relata que el actual 'premier' quiere imponer controles entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte

El líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, reveló este viernes que tiene pruebas contundentes de que el primer ministro, Boris Johnson, quiere imponer controles aduaneros entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte tras el Brexit, a fin de evitar una frontera en la isla de Irlanda.

El candidato laborista para las elecciones del 12 de diciembre rechazó el compromiso de Johnson de que no habrá control de aduanas en el Mar de Irlanda -que separa los dos territorios-, en virtud del acuerdo sobre la retirada británica de la Unión Europea (UE) negociado entre el Gobierno conservador y el bloque europeo.

En una rueda de prensa en Londres, Corbyn aseguró tener en su poder un documento confidencial del Gobierno, catalogado como "sensible", que expone las "falsedades" de Johnson sobre la ruptura.

La frontera entre las dos Irlandas es el aspecto más sensible del divorcio de la UE ya que se busca que no haya controles físicos para no perjudicar el proceso de paz norirlandés.

En virtud del pacto con Bruselas, Irlanda del Norte seguirá las reglas aduaneras comunitarias hasta que haya una solución que elimine la necesidad de fronteras, como un acuerdo de libre comercio entre el Reino Unido y la UE, algo que puede demorarse años.

Asimismo, según el documento del Brexit, el Reino Unido en su conjunto saldrá de la unión aduanera de la UE.

Johnson ha insistido en que no habrá controles de mercancías entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte, sin aportar detalles y reiterar la posibilidad de que se hagan de manera electrónica.

"Lo que tenemos aquí es un informe confidencial del mismo Gobierno de Johnson, marcado como oficial, sensible, que expone las falsedades que ha presentado. Esta es una prueba flagrante que muestra categóricamente el impacto que un acuerdo perjudicial podría tener en gran parte de nuestro país", declaró el líder laborista.

La afirmación de Johnson de que "no habrá una frontera en el Mar de Irlanda, simplemente no es verdad", agregó Corbyn.

"Habrá declaraciones de aduana y controles de seguridad entre Irlanda del Norte y Gran Bretaña. Está aquí en blanco y negro. Dice que habrá declaraciones de aduana del comercio entre Irlanda del Norte y Gran Bretaña, está absolutamente claro", denunció.

El primer ministro no consiguió hace unas semanas que el pacto que negoció con la UE fuera aprobado por el Parlamento, pero ha insistido en que espera sacarlo adelante si gana por mayoría en los comicios generales de la próxima semana.

El acuerdo no prosperó, sobre todo, por la negativa de los socios del Partido Democrático Unionista (DUP) de Irlanda del Norte a darle su respaldo, precisamente por sus reservas acerca de que haya algún tipo de frontera en el Mar de Irlanda.

El probritánico DUP considera esa posibilidad como inaceptable desde el punto de visto constitucional porque implicaría dejar a la provincia de Irlanda del Norte fuera del Reino Unido.

Hace unas semanas, Corbyn también reveló unos documentos del Gobierno que demuestran, según él, que Johnson está dispuesto a incluir a la Sanidad pública británica en las negociaciones con Estados Unidos sobre una acuerdo bilateral comercial.

La posibilidad de que las compañías de EE.UU. tuvieran acceso a sectores del NHS, como los fármacos, es uno de las temas más sensibles de la campaña electoral.

Johnson, al que las encuestas lo sitúan como favorito, ha defendido, por su parte, que no aceptará la privatización del NHS.