ENTRE HOY Y MAÑANA

Juan Manuel Pérez

Periodista


Dando ejemplo

20/06/2020

Me equivoqué. No es la primera vez. Ni será la última, se lo aseguro. Hemos sido noticia en toda España antes de lo previsto. Y no ha sido por haber localizado al coconutria del Pisuerga. Ha sido por algo mucho más halagüeño, esperanzador incluso. Y es que han sido capaces de ponerse de acuerdo. Los líderes políticos de nuestra comunidad, casi todos, no vayan a pensar que nos hemos convertido de repente en el paraíso del consenso. Se hicieron una foto de grupo y firmaron de su puño y letra el Pacto por la Recuperación Económica, el Empleo y la Cohesión Social. Así con todas las palabras. Suena pomposo, pero suena bien. Sobre el mismo escenario Mañueco, Tucanca, Igea y Fernández. Y sin hablarse a gritos. Con buenas formas y con responsabilidad.

De momento tenemos la foto y el documento con 86 propuestas. Los que no quisieron saber nada del acuerdo, los portavoces de Vox y de la UPL, lo califican de estar lleno de vaguedades, y para intentar justificar sus postura llegan a decir que para los firmantes “salvar vidas y empleos ha dejado de ser una prioridad”. Nada dicen de sus alternativas ni de las prioridades que necesita nuestra tierra en estos momentos tan comprometidos. Los hay empeñados en mantenerse en el lado oscuro de la política, en ese que no hace ningún bien a la sociedad y que, recordando al perro del hortelano, ni come ni deja comer.

Pero no permitamos que el dedo nos tape la luna. Esta semana podemos presumir del pacto y enviárselo a esos líderes nacionales que son incapaces de cruzar dos palabras sin que medie entre ellas un reproche cuando no un menosprecio. El documento ya está, negro sobre blanco, cargado de propósitos y, por ahora, de buenas intenciones. A partir de ahora habrá que fiscalizar esos acuerdos, estar muy vigilantes para que se cumplan, y que no se queden en una instantánea fugaz. La política debe ser útil y los ciudadanos no entenderían que los encargados de solucionar los problemas se ocupen de empeorarlos.



Las más vistas

Opinión

Vacaciones confinados

La sociedad tiene suficiente información, pero muchos siguen jugando al teléfono escacharrado y prefieren culpar al mensajero