ENTRE HOY Y MAÑANA

Juan Manuel Pérez

Periodista. Editor de informativos de RTVCyL


Desigualdad real

Al mismo tiempo que los partidos marcaban territorio y ponían condiciones para repartirse comunidades y ayuntamientos, esta semana hemos asistido a un nuevo ejemplo de la desigualdad entre españoles. Las pruebas de acceso a la Universidad ponen de relieve, un curso más, que todos los estudiantes no son iguales ante del desafío de sacar la nota que les permita estudiar la carrera deseada. Mis compañeras del área de Sociedad de Castilla y León Televisión estuvieron en la vanguardia de la denuncia del agravio que sufren los alumnos de nuestra comunidad respecto a los de otras regiones que, meses después, acaban siendo mayoría en las carreras más solicitadas. La ministra de Educación en funciones parece que por fin se toma en serio el problema y anuncia un comité para garantizar la equidad de la EBAU. Una noticia esperanzadora si no fuera por el celo que ponen algunas comunidades autónomas en evitar que el sentido común llegue a una competencia tan necesitada del mismo como es la Educación. Las reuniones sectoriales entre Gobierno central y los consejeros autonómicos suelen terminar sin acuerdos en lo fundamental y con reproches mutuos en función del color político de cada administración.

El sistema educativo sigue castigado por el sectarismo y la ideología. Los partidos son incapaces de imponer el bien común al interés partidista. Tampoco parece dispuesto a corregir desequilibrios el presidente de la Conferencia de Rectores, que esta semana reprendía en una entrevista en El País a los que habían sacado el tema de la Selectividad única. A todos esos que reclamaban igualdad de condiciones les acusa de generar crispación y nerviosismo a las familias olvidando que a esas familias lo que de verdad les crispa es comprobar que nadie pone remedio a una injusticia.