scorecardresearch
Ilia Galán

LA OTRA MIRADA

Ilia Galán

Poeta y filósofo


Comunismo o libertad

19/09/2021

Cordial, la mesa recibió a Ramón Tamames y a Antonio Miguel Carmona para hablar de la economía después de la pandemia. Aquel maestro, destacado miembro del comunismo, con cerca de 90 años, mostró agilidad en su pensamiento. Le presenté en ese Ateneo de Madrid, centro de mil y un pensamientos, a veces revueltos, para debatir sobre lo que llega. El anciano cofundador de Izquierda Unida se mantenía joven y no habló de derrumbar el capitalismo o hundir los bancos y el sistema financiero, por mucho que disgusten los abusos de las grandes fortunas y las arbitrarias oscilaciones de la Bolsa. Se limitó a señalar las vías prácticas que podrían hacer más efectiva una recuperación económica, pero apoyándose en los viejos enemigos: la Banca.
 El hasta hace poco vicepresidente del gobierno del «revolucionario» partido (Podemos), Pablo Iglesias, se luce, después de ostentar sus nutridos ingresos económicos y su vida de señorito encaramado en la casta política, como comunista, aunque predica que «el comunismo tiene más credenciales democráticas que la derecha», pues el Partido Comunista de España «fue el que más luchó para que en este país hubiera democracia.» 
¡Checas! Que se lo digan a los familiares de quienes murieron torturados y asesinados por los comunistas en la Guerra Civil, que se renueve la memoria, histórica, sí, pero mirando a un lado y otro. No juzgando de modo parcial porque eso es el mejor modo de ser injusto. Por ello la justicia aparece muchas veces velada en las estatuas clásicas, con la balanza en la mano, para que no influyan unos u otros en el peso objetivo de un asunto. Pero basta ver cómo quieren politizar los máximos órganos judiciales para ver qué poco interés hay en lo justo.
Siete ministros de la dictadura franquista fundaron en su tiempo el Partido Popular, pero también cambiaron su mentalidad, así como los comunistas, que antes propiciaban una dictadura de más que probable deriva estalinista. Antes de acabar la Guerra, los comunistas habían purgado y masacrado a anarquistas y «heréticos», así como a clérigos y sospechosos de otras creencias. Que expliquen a los rusos, después de tantos millones de muertos en los campos de concentración, tantas torturas, como a los chinos, por similares motivos, su afán por la libertad. De Camboya o Corea a Cuba. ¿Dónde hubo libertad bajo el comunismo?
Que luego surgiera con Gramsci una búsqueda para llegar a cierto comunismo a partir del sistema democrático o que el Partido Comunista de España aceptara la Constitución solo fueron medios para lograr sus objetivos. Los anarquistas sí defendían la libertad, a veces de modo extremo y no para todos. Los comunistas conscientes no pueden defenderla. Para Marx y Engels la libertad no existe, somos productos de la economía. Tamames buscó una reconciliación práctica. Hay que salvar, sin dogmas, a las gentes.