LA COLUMNA

Carmen Tomás

Escritora y periodista en información económica


Un presidente de Marte

30/12/2020

Pedro Sánchez hizo balance de la legislatura auditado por un comité "independiente y objetivo", algo realmente raro e inusual. En mi opinión, no hay mejor auditoría que las preguntas de los medios de comunicación, pero ya sabemos que la propaganda es lo que más le puede gustar a este Gobierno.

En realidad, el balance es que se han acordado leyes muy importantes, de forma exprés, y sin tener en cuenta a los actores implicados, se ha gobernado a golpe de decreto (más que ningún otro ejecutivo), la gestión de la crisis sanitaria ha sido un fracaso y ahí están las cifras de muertos, aún sin reconocer, los contagios o la falta de material -Sánchez prefirió hablar más de las vidas salvadas- y la crisis económica se está saldando hasta el momento con miles de empresas cerradas, cientos de miles de parados, colas del hambre, ciudadanos que han perdido su vivienda o que han visto cómo se la ocupaban.

Muy llamativo fue que el presidente del Gobierno insistiera en que "nadie va a quedar atrás", cuando ya sabemos que España es junto a Argentina, el país de la OCDE que peor ha reaccionado ante la crisis económica y que tardará más que la mayoría en salir de ella. Sánchez siguió apoyándose en los fondos europeos para hacer frente al aumento del gasto público, que ha sido incapaz de recortar en partidas que claramente podrían haberse considerado innecesarias dadas las circunstancias. Hay que recordar que estos fondos no están garantizados y que aún hoy no conocemos ni un solo plan que enviar a Bruselas.

Ni una sola crítica, ni un mea culpa. Sánchez ha hecho todo a la perfección, a pesar de que no hay un solo sector económico que se sienta apoyado. Las ayudas han sido equivocadas y sus resultados están ahí. En 2021 muy pocos podrán devolver los créditos ICO, pagar los alquileres, los suministros, cotizaciones e impuestos. Una vez más, el Gobierno no ha escuchado a los sectores afectados y ni saldremos bien, ni unidos. El escudo social ha resultado ser la sociedad, que de nuevo ha demostrado su solidaridad. Tampoco de esto habló Sánchez quien en realidad hizo un balance alejado de la realidad, de alguien que no pisa la calle.

 



Las más vistas

Opinión

¿Y el deporte base para cuándo?

'Mientras las competiciones oficiales siguen prohibidas, los campos de Valladolid se llenan cada fin de semana de partidos ‘ilegales’. La incongruencia es supina'