TRIGO LIMPIO

Luis Miguel de Dios

Escritor y periodista


Trasparencia

En qué se concretará esa anunciada Consejería de Trasparencia y Regeneración (o viceversa) incluida en el pacto PP-Ciudadanos y que ocupará un correligionario de Igea? Ardo en deseos de saberlo, sobre todo por conocer qué competencias tendrá, a que otros departamentos se las quitará y cuál será su capacidad de influencia y, en su caso, de amonestación o sanción a quien no sea trasparente o no regenere. No son estos los únicos interrogantes que se plantean en torno a una consejería de esas que ahora se llaman trasversales, o sea que cruzan de un lado a otro el Ejecutivo y pueden meter la cuchara acá, allá y acullá. Veamos un ejemplo: si alguien en Agricultura, que será regida por el PP, no regenera lo suficiente o es un tanto opaco, ¿qué hacen los de Trasparencia y Regeneración?, ¿llevan el asunto al Consejo de Gobierno?, ¿multan a los de Agricultura?, ¿los delatan en una rueda de prensa?, ¿los obligan a retractarse públicamente?, ¿les dicen “no lo volváis a hacer que se lo decimos a Igea”? La cosa se complicaría mucho si los infractores pertenecieran a una consejería gobernada por Ciudadanos. ¿Los de Trasparencia Regeneración denunciarían a sus camaradas?, ¿habría guerra interna?, ¿tendría que mediar Silvia Clemente o Luis Garicaño, que también es de aquí? Como ven, dudas y más dudas. Por eso corre prisa que Igea nombre al (o la) titular de Trasparencia y Regeneración y que sepamos el organigrama de la consejería y las biografías de sus responsables. A ver si vamos a poner a regenerar a los demás a quien necesite, por su trayectoria, regenerarse a sí mismo y a su entorno. Cosas más raras se han visto, especialmente cuando, tras 32 años de gobierno, ya circulan unos cuantos cadáveres por los armarios. ¿Saldrán a relucir? Ya andan por ahí rumores y más rumores. Y también han surgido las inevitables quinielas sobre los barandas de las distintas consejerías, los secretarios, los directores generales, los periodistas… Nada nuevo, salvo que esta vez no se habla de un solo gobierno; se habla de dos. Atentos.


Las más vistas

Opinión

Ahí los tienen

En Castilla y León siguen más o menos en las trincheras históricas y en Cataluña aplauden al golpismo

Opinión

¿Y qué esperaban?

El Supremo juzga unos hechos, no se reúne para supervisar ninguna negociación. Esto no es culpa de los jueces ni de los policías que se juegan el tipo