TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


La guillotina

13/01/2021

Caen copos y entrenadores. El fútbol siempre está en 'alerta Filomena' en el mismo eslabón, el del técnico, roto como siempre en cuanto la directiva se acojona y el público pita. (Nota: puede que el silbido y la bronca ya no sean físicas porque los estadios están vacíos, pero en estos tiempos en que las redes sociales están sobredimensionadas, es imposible no 'sentir' el pitido).

Cae Machín en el Alavés y cae Míchel en el Huesca, como cayó Garitano en el Athletic hace una semana (sólo Óscar, en el Celta, había pasado por la 'guillotina' de los técnicos... y en 2021 ya se han cortado

tres cabezas).

Llegados a este punto, justo cuando se va a abrir la ventana del mercado de invierno y quien mejor conoce la plantilla (quien más ha trabajado con ella) es el más indicado para saber qué falta y qué sobra, carece de toda racionalidad destituir al entrenador. O antes o después, o algo preventivo o algo desesperado... pero no ahora, cuando los fichajes pueden corregir lo mucho, por lo visto, que se erró en la

planificación de pretemporada.

Miras las plantillas de los cuatro equipos que ya liquidaron a su primer director de orquesta y te preguntas, ¿se puede hacer más con lo que hay? Sólo el caso del Celta parecía evidente (y hasta cierto punto, con los Aspas, Nolito, Denis, Okay, Mor, Tapia, Mina... incluso sospechas que el vestuario pudo ejercer presión, vistos los resultados que sí ha logrado Coudet posteriormente). Pero, ¿va Marcelino a mejorar los números de Gaizka Garitano, que dejó al equipo siete

puntos por encima del descenso? ¿Va Abelardo a mejorar los números de Machín, dos puntos por encima? ¿Y con Pacheta, van a meter los delanteros del Huesca esas ocasiones cantadas que fallaban con Míchel?