PLAZA MAYOR

Alfonso González Mozo

Periodista


El extraño 2020

01/01/2021

Historia. 2020 ya es historia. Un año con una iconografía tan redonda, tan bonita como esa, se terminará inscribiendo en los anales con unas patitas saliendo de los ceros, transformados para siempre en esa imagen que se nos ha transmitido del coronavirus. Porque nadie puede dudar de que 2020 es el año de la pandemia del SARS-CoV-2. Porque tanto hablar del asunto, hasta nos hemos aprendido la denominación científica del maldito virus.
Virología y salud pública se han convertido en temas de conversación más usuales que el  tiempo y el fútbol. Hasta el diccionario de la Real Academia de la Lengua (RAE) ha tenido que adaptarse y dar cabida a ‘coronavirus’, ‘ ‘desconfinamiento’, ‘covid’ –en masculino o en femenino, al gusto de si el consumidor es un tío normal o uno un pelín pedante–, desescalada’, ‘cuarentenar’...  
Quizá solo sea una muestra más de que el ‘bicho’ ha llegado para quedarse. Cada vez hay menos dudas entre los expertos de que este coronavirus no va a esfumarse y, para ello, va a ir haciéndose menos ‘malo’ hasta convertirse en otro de los virus respiratorios con los que convivimos. Lo cuenta Iván Sanz, responsable científico del Centro de la Gripe de Valladolid, un laboratorio que está viendo el efecto que están teniendo las medidas anti-covid en la disminución de los contagios por otros virus respiratorios; de la gripe, por ejemplo, ni rastro. Por ello, Sanz cree que comportamientos como el uso de mascarilla en espacios cerrados podría haber llegado también para quedarse, por «respeto» para esos momentos en que se atraviesa por uno de esos virus; por «responsabilidad», que decía el doctor Sanz, que ponía el ejemplo de los países orientales...
2020 ha sido tan profundamente extraño que hasta nos sorprende cuando vemos a dos actores de una peli tomarse unas cervezas sin mascarilla, ni distancia... Hay que joderse.Por resumirlo en lenguaje llano, 2020 ha sido un año de mierda. Nos ha privado de abrazos, besos y hasta de los efusivos saludos de esos amigos que te desmontaban del meneo. Nos hemos tenido que conformar con ir a la playa con mascarilla y los planes se han reducido a ver una serie, leer un libro, hacer deporte, dar un paseo y tomar una caña furtiva con el sube y baja de la mascarilla. Pero ya es historia y hay vacuna, y esperanza por un 2021 que, a poco, será mejor.