scorecardresearch
Alfonso González Mozo

PLAZA MAYOR

Alfonso González Mozo

Periodista


Vacúnense, coño

04/12/2021

Vacúnense, coño. Negacionistas, pasotas,  jovencitos rebeldes, 'dejaos', treintañeros insurrectos, cuarentones y cincuentones antivacunas... Me da igual qué excusita le ponen a sus familiares cuando sale el tema, ni las teorías conspiranoicas que esgrimen en el bar, pero vacúnense. Coño.
La sexta ola ha demostrado que este virus SARS-CoV-2 no se había esfumado, sino que solo estaba latente esperando la llegada del frío para resurgir entre esos menores de 12 años que se empezarán a vacunar tras las Navidad y entre esos más de 30.000 vallisoletanos que todavía no se han puesto ninguna dosis.
Y no se han pinchado, básicamente, porque no les da la gana, esgrimiendo unas teorías tan peregrinas como las que se ponen sobre la mesa cuando dicen que se muere de covid más gente vacunada que sin vacunar. Claro, obviamente, es más probable que fallezca uno de los 430.000 vallisoletanos con pauta completa que uno de los 30.000 que no se han puesto ninguna. Matemática pura.
Los no vacunados demuestran una actitud tan infantil como insolidaria que perjudica al conjunto de una sociedad que ve otra vez amenazada su Navidad. Los negacionistas volverán a pasar de todo y a seguir con su vida de siempre, a pesar de que ya son casi los únicos que acaban ingresados o en una UCI por culpa del coronavirus. Ellos y esos pacientes frágiles a los que la vacuna solo les reduce el riesgo de sufrir un desequilibrio en sus patologías de base que les arrastre al hospital. A los demás, por suerte, la vacuna nos protege al menos de la enfermedad grave.
Eso sí, llama la atención cómo la sexta ola ha animado a una parte de los negacionistas, aunque todavía sigue habiendo demasiados vallisoletanos sin pinchar y lo sorprendente es que son los treintañeros los que peores ratios presentan, que no llegan ni al 80%.
La UE ya empieza a hablar abiertamente de la opción de declarar obligatoria la vacuna, si bien me temo que esto en España acabaría en otro totum revolutum de decisiones por autonomías, como lo del pasaporte covid. 
Los expertos no dudan de que la vacuna es el único camino mientras el virus prosigue con sus mutaciones, con esa adaptación al humano para intentar quedarse entre nosotros en forma de un virus respiratorio más. Quizá también debamos adaptarnos nosotros a una vida con covid... pero vacunados.