ENTRE HOY Y MAÑANA

Juan Manuel Pérez

Periodista


Y trajeron vaselina

11/01/2020

Emiliano García Page no estuvo en la sesión de investidura de Pedro Sánchez el pasado martes. Al parecer, el presidente de Castilla-La Mancha se tuvo que quedar en casa jugando con los botes de vaselina que, tal y como se temía, le terminaron trayendo los Reyes Magos. La que no se perdió el nuevo advenimiento del líder socialista fue Susana Díaz. La dirigente andaluza, en un claro afán de supervivencia, se tiene que agarrar a todos los clavos que pueda para mantenerse a flote en el sumidero de la política. Ella, desde la tribuna de invitados, y su jefe, desde el escaño de presidente, tuvieron que poner buena cara mientras la representante del partido que les ha garantizado la investidura calificaba de verdugo al Partido Socialista y afirmaba, sin pudor, que la gobernabilidad de España le importaba un comino.
Esos son algunos de los bueyes con los que dijo el portavoz de la federal del PSOE, Óscar Puente, van a tener que arar sus compañeros esta legislatura. El que no se ha dejado tentar, según él, por Sánchez para ser ministro, acertó con el símil y todos comprendimos en las vísperas lo que terminó pasando en la sesión de investidura, donde el calificativo de bueyes, para un buen puñado de diputados, estuvo más que justificado.
El presidente del Gobierno se ha empeñado en trabajar los domingos. En lugar de ir a misa mañana volverá a la Zarzuela para presentar al Rey la lista de nombres que formarán su concurrido consejo de ministras y ministros. A partir de ese momento comenzará a trabajar este primer gobierno de coalición de la democracia que va a dar mucho trabajo a la comisión creada por los dos partidos para evitar que los unos se pisen la manguera a los otros.