ENTRE HOY Y MAÑANA

Juan Manuel Pérez

Periodista


El coconutria

13/06/2020

Nueve provincias. Dos velocidades. No seguimos el mismo ritmo ni en la desescalada. Cinco a la fase 3. Cuatro se quedan en la fase 2. Las que antes presumían de su cercanía a Madrid y de convertirse los fines de semana en solaz de los turistas capitalinos ahora se lamentan de los caprichos de la geografía. Es esa vecindad la que les ha dejado rezagados. Su destino hacia la nueva normalidad se lo marcarán sus vecinos del sur y no el resto de provincias con los que comparten bandera autonómica.

No podemos negar que en todo este proceso hemos sido una región singular. Que empezamos pasito a pasito, zona básica de salud a zona básica de salud, con la Consejería de la Prudencia marcando la estrategia. En los últimos días nos hemos venido un poco más arriba, aunque sin excesos, que no es esta tierra dada a nadar sin guardar la ropa. Y menos ahora, que andamos con el cocodrilo detrás de la oreja.

Nos ha costado salir en las televisiones nacionales durante la pandemia, pero al final lo hemos conseguido. Se olvidaban de nosotros cuando había cambios de fase. Solo parecía que avanzaban Madrid y Barcelona del pelotón de los torpes. Pero hete ahí que ni en el Manzanares ni en el Llobregat tienen cocodrilos o nutrias que parecen cocodrilos.

El escurridizo emidosaurio ha sido objeto de todo tipo de chanzas, y ya hay quien ha situado Lepe a orillas del Pisuerga. Pero, ya saben, que hablen de uno aunque sea bien. Y la publicidad sobrevenida nunca está de más. Mal han hecho el resto de provincias de la Comunidad en no seguir la estela a Valladolid. En Burgos se podía haber avistado a Miguelón frecuentando alguna terraza del centro. Un braquiosaurio paseando por las tierras altas de Soria habría hecho las delicias de los telespectadores, ávidos de noticias que les alegren el día. Qué me dicen del juego que nos podrían dar una familia de osos bajando desde los Picos de Europa hasta algún centro de salud para reclamar que ellos también tienen derecho a un test. Hemos vuelto a perder una oportunidad. Ya no volveremos a salir en la tele hasta la próxima nevada o hasta que alguien confunda una trucha con un tiburón.



Las más vistas

Opinión

Vacaciones confinados

La sociedad tiene suficiente información, pero muchos siguen jugando al teléfono escacharrado y prefieren culpar al mensajero