LA MAREA

Antonio Pérez Henares

Escritor y periodista. Analista político


Un Gobierno enemigo

18/05/2020

La tarea esencial, obsesiva, del Gobierno durante estos dos meses largos con la población enclaustrada ha sido intentar borrar de la memoria su tardanza, irresponsabilidad, insensatez y dejación, hecho probados incluso por sus propias palabras y decisiones, ante la llegada y consecuencias del virus. Al no poderse negar, se ha pretendido borrar, al igual que con los muertos, ocultando a la mitad y mintiendo cada día, a sabiendas de que se esta faltando a esa atroz verdad y negándose a registrar lo que CCAA, Tribunales Superiores de Justicia y Registros Civiles ofrecen ya como realidad. ¿Lo han conseguido? ¿Ha sido suficiente el bombardeo constante y por todas las televisiones y voceros a una gentes que no tenían otro remedio que recibirlo de la mañana y la noche en el salón de sus casas?.

El poder de la propaganda, en el que son, ahí sí que de verdad, expertos muy cuajados y reconocidos, es muy poderoso y si se suma a la agitación pertinente por los aspersores de consignas, pueden volver convertir el más atroz de los fracasos, el de España sin duda lo es y a la cabeza mundial está, en un lucha victoriosa del gran líder que ha combatido heroicamente al enemigo feroz. Puede y algo ha logrado sin duda el diluvio propagandístico que no cesa ni de día ni de noche.

Pero según la gente ha ido saliendo, a la que dejan salir, que esa es otra y léase el castigo a la desafecta Madrid, y ha asomado la siguiente realidad, se reabren las vías de agua que en parte se habían conseguido taponar y se abren otras nuevas e incluso mas caudalosas, que están poniendo al buque gubernamental en peligro de naufragio y en riesgo de choque contra las escolleras mas duras de la peor crisis económica que hayamos sufrido jamás.

Una buena y creciente parte de la sociedad española ha empezado, ahora y como elemento novedoso, a percibir al Gobierno no solo ya como inútil e incapaz sino, aún peor, como el enemigo, como el problema añadido, en vez de ser la solución, de la dramática situación que vamos a tener que afrontar, la peor, ya lo indican las cifras, por la que cualquier país de la Unión Europea va a pasar.

Porque ¿puede concebirse mayor aberración que en un país donde el turismo es su gran industria nacional, mas del 11% de su PIB nacional un ministro de esa recua a quienes se ha creado uno para colocarlos a ellos y a su reata de colocados, el tal Garzón, lo ataque, repudie y considere algo despreciable y de "poco valor"? ¿Y cabe en cabeza humana que el Gobierno imponga una cuarentena de 14 días a quienes aún tengan deseos de venir? ¿A que los encerremos en su habitación los invitamos a venir? ¿Puede comprenderse semejante estupidez? ¿Es digerible que la ministra de Trabajo insulte al medio agrario en general señalándoles, ya les señaló ante Iglesias, como esclavistas latifundistas del siglo XIX y los campos de algodón?. ¿Saben estos adanes algo de una explotación agraria y de la vida de centenares de miles de labradores? ¿Saben que puede ser ese sector el refugio, algo ya lo fue, en lo peor de la crisis? ¡Que van a saber! Ni tajo, ni fabrica, ni surco han pisado jamás y ya no digo el haber creado una empresa o algo similar.

No está quedando un sector donde se pueda decir que han hecho algo bien, sino que se pueden ir enumerado uno a uno a los que han herido o agraviado. Nuestros gobernantes salen a ocurrencia por día y cada una supone un martillazo contra nuestra propia economía. Un día fue prohibir las rebajas. Una semana han tardado en rectificar la sandez que arruinaba a todo el pequeño comercio. Otro, prohibir la caza y la pesca aunque se pasara ya a la Fase 1. ¿Pero hay alguien más solitario y con menos capacidad de contagio que un pescador en medio de un río y que un cazador en el monte de rececho? Hasta se negaban, la cara B de Moncloa, a permitir el control de especies dañinos a los cultivos. Nueva rectificación.

Pero en ello siguen emperrados, utilizando sus instrumentos de poder sin control, que aspiran ahora, estimo que anticonstitucionalmente a ampliar ¡un mes más!, incluso para intentar humillar y rendir a la comunidad más pujante, vuelvo a hablar de Madrid.

El Gobierno de España está haciendo exactamente lo contrario de lo que intenta y hace ya el resto de Europa. De lo que Alemania, Francia y hasta Italia, entiende que es obligatorio y sin demora hacer. Comenzar, salir, avanzar. Lo que no queda más remedio que hacer y lo que España, que se ha negado a hacer sus deberes, tras su yenka, de espera, ya voy, vuelvo y nunca llego, se ha negado contumazmente a hacer. Que se llaman TEST.

Eso es lo que nos reclama la UE. Test, que bien pueden hacerse a la entrada, al tiempo que otros controles, tardan 15 minutos por cierto en dar resultado, y que parece de sentido común que es lo lógico, como haberlos hecho masivos, junto con los "rastreos" y aislamiento de personas con riesgo por contacto. Esas dos condiciones es la que nos ha puesto. Pero claro, aquí se está en otra cosa que cada vez apunta a peor. Al mantenimiento del poder y a los delirios ideológicos por encima del bien común, de la necesidad de España de intentar salir del profundo hoyo donde estamos ya metido y donde más que hacer porque salgamos parecen empeñados en hundirnos aún mas.

Es por ello por lo que en la percepción de una creciente y cada vez más enfadada parte de la población se esté instalando la idea de que el peor enemigo de España, de los españoles, de sus derechos, de su bienestar y su futuro no es otro que el propio Gobierno de la Nación.



Las más vistas

Opinión

Adiós papá

Todos nos encargaremos de que recuerden siempre al abuelo Alfon divertido, valiente, generoso, jovial