scorecardresearch
Jesús Quijano

UN MINUTO MIO

Jesús Quijano

Catedrático de Derecho Mercantil de la Universidad de Valladolid


Un extraño suceso

13/09/2021

Así puede considerarse, sin lugar a dudas, lo que ocurrió hace unos días en el Parlamento Regional. Se debatía una iniciativa del principal grupo de la oposición, que es el Grupo Socialista, pidiendo la retirada de la polémica propuesta de reordenación sanitaria. Procedía la propuesta de la Consejería de Sanidad, asignada a Ciudadanos que, hasta el momento, es el «socio minoritario» del gobierno de coalición formado al comienzo de la legislatura, en julio de 2019. El «socio mayoritario» de tal coalición sumó su voto al de la oposición y la iniciativa de rechazo fue aprobada. Por cualquier lado y ángulo que se mire el suceso es extraño, muy extraño.
Es cierto que los gobiernos de coalición constituyen un escenario propicio para situaciones un tanto extrañas, como también se ha podido comprobar en diversas ocasiones en el Gobierno de la Nación. Están formados por dos partidos que mantienen su identidad y eso justifica que puedan mantener posiciones discrepantes respecto de un determinado asunto. Eso puede ser más o menos estridente, según el asunto al que afecte la discrepancia y cómo se manifieste ésta, pero no es necesariamente extraño. Lo extraño es que llegue a formularse una propuesta, que puede entenderse como de gobierno, que no es compartida por el socio mayoritario; y más aún, que la forma de pararla y reconducirla sea votando una iniciativa de la oposición. O sea, lo extraño es que el asunto haya llegado hasta ahí, y que no se haya reconducido antes.
Conste que, si el episodio derivara en una solución consensuada al problema, tan sensible, de la ordenación sanitaria, hasta podría darse por satisfactorio. Ya se verá. Pero, de momento, lo que ocurre es que una pesada carga de desconfianza y de incertidumbre se ha colocado sobre la estabilidad del Gobierno regional. Y los tambores del adelanto electoral han sonado con cierta insistencia, por más que se haya insistido en declaraciones y alegatos de continuidad. También se verá. Aquí el adelanto electoral abre legislatura y, salvo repetición en mayo de 2023, las autonómicas quedarían separadas de las municipales. Me da que, estando los ojos puestos en llevarse el trozo de tarta que Cs abandonó en mitad de la plaza, esa separación todavía no sería un buen negocio ahora. Pero estrategas tienen los partidos, que yo soy un simple aficionado.