LA COLUMNA

Carmen Tomás

Escritora y periodista en información económica


Empieza el festival de dudas

14/01/2020

El nuevo Gobierno de Sánchez ya ha empezado a andar. Los analistas coinciden bastante en que el presidente ha tratado deminimizar los roles de los ministros de Podemos, sobre todo enmateria económica. La apuesta por Calviño como vicepresidente y encargada de dirigir la Comisión Delegada para Asuntos Económicos y la llegada de Escrivá al nuevo Ministerio de Seguridad Social, Migraciones e Inclusión parecen encaminadas arebajar las pretensiones de los comunistas. En general, son carteras con muy escasas competencias. Sin ir más lejos, la de Consumo tiene todos los cometidos transferidos, hasta el punto de que en anteriores gobiernos apenas era una Dirección General. En todo caso, y a pesar del documento de acuerdo de gobierno firmado entre socialistas y comunistas, no tengo la más mínima duda de que los problemas van a surgir y a chorros. Dando por hecho que Iglesias y sus ministros están encantados con haber llegado al Gobierno, no me creo que se vayan a conformar si no se cumplen los pactos. Y para que se cumplan, o no hacen lo que prometieron (y esto supone gastar un mínimo de 35.000 millonesde euros) o tendrán que subir los impuestos a todos y no solo a los ricos y a las empresas. Es decir, incumplirán la promesa de no hacerlo a los que ganan menos de 130.000 euros al año.

Y, en cuanto a las pensiones, va a pasar algo parecido. Si Escrivá hace, o le dejan hacer lo que piensa y tiene por escritocuando estaba en la Airef, las pensiones bajarán. Ampliar el período de cálculo de las pensiones, subir la edad de jubilación,introducir algún factor de sostenibilidad o alguna referencia nueva para su subida, supondrá recortes para los nuevos jubilados. ¿Va a sacar Podemos a la calle a los pensionistas en contra de ellos mismos? No digamos cuando se aborde la reforma laboral. La nueva ministra ha dejado claro que se propone derogarla. ¿Se lo permitirán? ¿Saldrán los sindicatos a la calle? La realidad es que llevan 24 horas y las dudas que genera ya ha paralizado la inversión y la intención de crear puestos de trabajo.