APUNTES

Pedro Calvo Hernando

Escritor y periodista


¿Qué pasa hasta Navidad?

18/11/2020

Es momento de preguntarse qué sucedería si nos plantamos en Navidad sin haber dado pasos decisivos en el camino de la salida de la situación en que España y el mundo se encuentran. Pues no quiero ni pensarlo, pero no tengo más remedio que hacerlo. Vamos a ver. Tenemos que hacer unas reflexiones ineludibles e inaplazables. En serio. De sobra sabemos que a menudo predomina la idea impuesta por los pensadores menos pensantes. Hay que huir de esa gente que tienen en sus manos las grandes decisiones como de la peste. Hago también hoy una nueva llamada a la inteligencia de todos, especialmente de quienes tienen en sus manos esas decisiones.

El gran tema del momento son las palabras Pfizer y Moderna, los nombres mágicos de las más conocidas vacunas o proyectos de vacuna. Ahí tenemos que centrar los esfuerzos. Y aconsejar a todo el mundo que haga lo mismo. Si somos capaces de llegar a Navidad con el asunto de la vacuna resuelto, podremos decir poco más o menos que hemos salvado a la Humanidad. El esfuerzo digo yo que vale la pena. Lo tenemos que intentar por todos los medios, cueste lo que cueste, pase lo que pase. Lo digo en serio y así quiero que se entienda por doquier. Lástima que sea necesaria tanta insistencia, pero si no hay más remedio, se hace y ya está.

Pensemos en que en unos meses, muy pocos, nos estamos jugando seguramente el futuro de la Humanidad, el futuro de todos. Quisiera equivocarme, pero va a ser así. Esto ya sé que no lo entienden los irresponsables que tanto abundan y cuyas hazañas vemos todos los días en la televisión. Aconsejemos a estos con cariño que dejen de hacer estupideces y de meter la pata para comportarse como personas inteligentes. Algo conseguiremos, creo yo, si de verdad nos lo proponemos y echamos el resto en el intento.

Po otro lado, es necesario que busquemos sin parar unas salidas inteligentes para salvar a la Humanidad y salvarnos a todos de la posible hecatombe, que no sabemos en qué podría consistir pero que sabemos que sucedería. Hoy, como verá el lector, me estoy permitiendo el lujo de pasarme de la raya, en un intento de que sirva para algo práctico y útil. Es que nos estamos jugando el todo por el todo, aunque esto que digo parezca una exageración. Ya vendrán, de aquí a Navidad, días en los que sea posible una serie de reflexiones que nos lleven a todos`por el buen camino, por el camino de la inteligencia y la generosidad. Seguro que servirá de mucho.

Podemos hacer mientras tanto un intento de ver el futuro inmediato, o adivinarlo, claro, y seguro que eso nos servirá para prepararnos en el camino de intentar salir del atolladero y allanar los obstáculos que han surgido o van a surgir delante de todos. Hoy me ha parecido un día adecuado para la reflexión, si se quiere dramática, pero siempre con alguna utilidad en estas horas de incertidumbres. Y la promesa mía de que no volveré a ponerme así en lo sucesivo...Pero es que alguna vez tenía que ser y no he podido ni querido remediarlo. Espero además que estas cosas sirvan de verdad para algo útil...Ya lo veremos.