PLAZA MAYOR

Maite Rodríguez Iglesias

Periodista


Terapia de pareja

Los encuentros y desencuentros, las descalificaciones y los halagos, los acuerdos y rupturas que en los últimos días han protagonizado el PSOE y Valladolid Toma la Palabra (VTLP) merecen ser analizados por un buen terapeuta de pareja, mejor que por los analistas políticos. Quizá este profesional consiga serenar el ánimo de Óscar Puente, al que el respaldo mayoritario de los vallisoletanos ha reforzado su autoestima, quizás demasiado para no ver que la ruptura que se produjo el fin de semana con sus socios del pasado mandato podía restar a ambas formaciones más que sumar. Pero también puede ayudar a los concejales de VTLP que esperaban otra cosa de la «generosa» oferta del alcalde y se han sentido menospreciados, algo que para rematar el conflicto conyugal enfadó más a Puente al no entender la decepción de su hasta entonces pareja política. Un buen terapeuta quizá les aconseje que ahora que vuelven a hablar, después de haber dado por rotas su relaciones, prueben a ponerse en el lugar del otro, a empatizar, para poder entender cómo pasaron de tener una relación aparentemente saludable a no entenderse y tirarse así los trastos a la cabeza.
Una vez explorada esta vía quizá sea posible que los vallisoletanos, y sobre todo sus votantes, entiendan como los dos partidos que abanderaron el ‘cambio’ en el Ayuntamiento de Valladolid y que habían forjado, durante estos cuatro años, los cimientos de un nuevo proyecto de ciudad no han sabido encauzar las negociaciones para reeditar el pacto y han ofrecido, por momentos, un espectáculo poco loable. Y quizá se deje de hablar ya de cuántas concejalías tiene el equipo deGobierno para pasar a hablar de los proyectos que tienen que poner en marcha. Exista o no acuerdo, los nuevos gestores municipales tienen por delante proyectos que tanto PSOE como VTLP han calificado como vitales y transcendentales para el futuro de la ciudad. Además, los agentes sociales y económicos, junto con los vecinos, reclaman desde las páginas de este periódico que pongan en marcha compromisos adquiridos en campaña. Algunos son básicos como resolver las subvenciones de las asociaciones de vecinos, otros son de pura gestión como reducir burocracia y agilizar las licencias municipales. Y otros son ideológicos y de trabajo en equipo, y estos deben resolverlos ya, con o sin terapeuta.