scorecardresearch
Pilar del Olmo

La voz del portavoz

Pilar del Olmo

Portavoz del Grupo Municipal Popular del Ayuntamiento de Valladolid


Puente: fin de ciclo

17/06/2022

El pasado martes ha tenido lugar en el Pleno del Ayuntamiento el debate sobre el estado de la ciudad. Ha sido el último para Puente como alcalde de Valladolid. El viento sopla con fuerza para que en mayo de 2023 haya un nuevo alcalde.
Oscar Puente se ha quedado sin su modelo de ciudad. Los ejes fundamentales del mismo han fracasado. La movilidad se encuentra atrapada en los juzgados; el no soterramiento ha generado un movimiento ciudadano en contra de sus túneles, espacios del miedo, rampas, etc.; y el proyecto urban Green Up se ha convertido en toldos secos, secarrales deplorables en tejados, muros indecentes como el del Paseo del Hospital Militar, y macromacetas polinizadoras de mal gusto. 
La gestión de los servicios públicos municipales (limpieza, Auvasa, jardines, etc.) empeora cada día y hacen que la ciudad esté más sucia, más abandonada y más triste. Los presupuestos se ejecutan mal, no gastando el dinero presupuestado en momentos de mayores dificultades económicas y sociales para los vecinos. Las inversiones acumulan retrasos e incumplimientos. Hace más o menos un año, el alcalde, en una entrevista, aspiraba a alcanzar el 70% de los votos en las próximas elecciones municipales; ahora, a lo único que aspira es a volver a ser candidato. Ya veremos.
La realidad es que cada día somos menos vecinos y más pobres, lo que contrasta con su euforia del otro día a la hora de presentar sus logros. La gestión de los servicios sociales ante una situación como la actual debería ser una prioridad real.
Puente y su equipo viven en un mundo rodeado de mentiras y falsedades. Ya nadie les cree. El gobierno municipal no genera ilusión en los vecinos. No existe coordinación entre ellos, parecen el ejército de Pancho Villa. Les falta empuje y ganas. No tienen proyectos ni ideas, sólo hacen anuncios que nunca se cumplen. 
Los acontecimientos de las últimas semanas son un claro reflejo de esto. Sintió el rechazo de los vecinos mientras estos celebraban el ascenso del equipo de fútbol. Fue un día de alegría para todos y un día muy amargo para él. Y terminó criticando a los jueces por la sentencia del TSJ a su Plan de Movilidad. 
Se huele el final de su mandato. Su ciclo ha terminado. La calle está pidiendo cambio, y nos espera un final calamitoso para todos los vecinos de Valladolid, aunque eso sí, al finalizar el Pleno no pudo soportar las críticas a su inacción y en tono un tanto 'chulesco' anunció que los meses que le quedan como alcalde se pasará el día cortando cintas inaugurales. Espero que no se corte los dedos.